Una cárcel de oro

Tribuna Libre de Luis Barragán: “las tornas han cambiado entre efecistas y xerecistas”

El fútbol jerezano sin duda este año se ha empeñado en poner atractivo el panorama. Más que de fútbol podríamos hablar de una telenovela venezolana que ha entrado en su séptima temporada (desde que se creara el efecé) como en las mejores series de ficción de Netflix. Y esta, promete.

Despecho, traiciones, dinero, odio, amores que van, amores que vuelven y hasta una trama oscura donde si antes tenían una connotación política con el ínclito Becerra, ahora entra en acción un guardia civil que según las redes se ha puesto el traje de Al Thani después de recibir nones por parte del efecé. Prometedor.

La lucha está ahora por ver quien hace mas socios. Los efecistas (o ratas como les llaman despectivamente) se aferran a la libertad que eligieron como principal atractivo y a la llegada de un entrenador de superior categoría, todo bajo una feísima campaña de socios (criticada por sus propios seguidores).

Los xerecistas (o puros como los llaman de manera burlesca) se aferran a su eslogan que engancha YO VUELVO y que representa entre otros  la llegada de viejas glorias como Carlos Calvo, que está llamado a ser un pilar. También ha sabido dar donde mas duele trayéndose a Colorado o a Lolo Garrido que si que hizo pupa al equipo presidido por Coca ¿padre o hijo?, da igual, el cortijo queda en casa.

Pero si hablamos de cortijo (el de los Coca podría arrojar un déficit de inicio de campaña de unos 10.000 euros), el del nuevo inversor Juan Díaz, alias ‘Prefortio’ o ‘Juandi’ según las redes sociales, se ha comprado uno con mas de veinte millones de euros de deuda y con «dudosa documentación», o lo que es lo mismo, «una amalgama de papeles donde ya nadie tiene claro quien es el dueño».

Al parecer eso no importa, la campaña de los xerecistas es brutal. Vallas, viejas glorias, músculo económico y hasta la intención, según se rumorea por internet, de querer volver a Chapín. Lío gordo, ya no por lo que supondría meter en el mismo sitio a dos gallos, al nuevo y al viejo, sino por ver hasta donde estaría dispuesta la alcaldesa a llegar en este asunto. Una alcaldesa que en todo el tiempo que lleva en el cargo, jamás ha participado en ninguna de las temporadas de esta serie, manteniéndose al margen para que no le afecte en votos.

Y es que al parecer Juandi, que le ha quitado todos los focos mediáticos a Titín, ya ha llamado varias veces a las puertas de la que manda, recibiendo la callada por respuesta a la espera de acontecimientos, y… asesoramiento, sobre todo de Laura Álvarez, ente gris pero superlativamente inteligente que maneja los hilos en la sombra de escándalo. “Pasos en falso con este tema ni uno”. Frase de la zona noble de la calle Consistorio no hace muchos días.

Lo que está claro es que las tornas han cambiado. Los efecistas han pasado a verlas venir con su Zidane al frente, y ahora son el equipo pobre de la ciudad, mientras que el Xerez de toda la vida, con un entrenador de dudosa calidad, y que están deseando de cargarse, pero no pueden porque paga por entrenar, ha vuelto al menos para intentarlo de nuevo.

Pero… ¿intentar que? ¿Cómo? Es cierto, ahora hay dinero, se está viendo, eso sí, luego hay que pagarlo todo. Pero ¿y el entramado judicial y societario? Esta película ya nos suena, pero no me digan… que no ilusiona tela. Me ilusiona hasta a mi… que tampoco es que yo sea una torta de uno u otro.

La primera batalla está en los socios como dije antes. ¿Será todo verdad o toda una gran mentira? Porque si el efesé maquilla sus cuentas descaradamente para quedar bien o hace menos asambleas de socios para no darle sitio a los críticos, el numero de socios también puede ser maquillado por parte del purismo donde se ha visto alguna que otra foto donde los bebés tienen más antigüedad que Rafael Verdú. Curioso. Vaya tela con los dos clubes de Jerez.

Vale ¿y? Pues que por ese número de carnés (real o ficticio) puede conseguirse que la alcaldesa entre en el guión de esta novela, la cual promete días de gloria con Chapín como disputa legítima de la SAD de cara a su campaña de marketing para sacar musculo.

Si bien los clubes nacidos contra el fútbol negocio, pese a ser libres, todavía conviven con los históricos que morirían y no murieron y no terminan de despegar, cosa que le pasa al efesé. Los proyectos con miles de euros y de extraña procedencia jamás cuajaron ni en España… ni mucho menos en Jerez donde el equipo de toda la vida pese a su brillo, se ha convertido y hasta que no se demuestre lo contrario, en una bella e ilusionante cárcel de oro. Seguiremos comentando… las jugadas.

NO TE PIERDAS la Segunda parte del articulista Luis Barragán: ¿De quién es el sentimiento xerecista?