Las universidades españolas comienzan a trabajar en la vuelta a las clases

Equipos para clases en remoto, reducción de aforos y parkings para bicis, serán algunas de las medidas que se llevarán a cabo 

Las universidades públicas madrileñas han publicado guías y acuerdos de adaptación de la docencia para el curso académico 2020/2021, que contemplan desde la dotación de equipamiento para la impartición de clases en remoto, hasta el establecimiento de espacios para el aparcamiento de bicicletas y fomentar así los desplazamientos activos.

La Universidad Autónomas de Madrid ha elaborado un plan de adecuación de la enseñanza para el curso académico 2020/2021 que prevé que el primer semestre se desarrollará de forma semipresencial o híbrida, combinando la docencia presencial en el aula en grupos más reducidos, cuando las medidas sanitarias así lo exijan, con las actividades formativas a distancia tanto síncronas (en tiempo real) como asíncronas (en diferido) a través de plataformas electrónicas.

Según el plan, si las restricciones dictadas por las autoridades sanitarias y la seguridad de las personas lo permiten, el segundo semestre del curso 2020-2021 se desarrollará de forma presencial. En octubre de 2020 se revisará, en función de la evolución de la situación, la previsión para el segundo semestre.

La universidad no volverá con clases presenciales desde el principio

Las clases presenciales se realizarían limitando el número de personas que están simultáneamente en el campus y organizando la circulación para evitar aglomeraciones, manteniendo la distancia social y limitando para ello el aforo de las aulas y laboratorios (1/3 aproximadamente).

La Universidad Autónoma de Madrid, además de la obligatoriedad de mantener la distancia de 1,5 metros y de llevar mascarilla tanto en espacios al aire libre como cerrados, establece grupos de estudiantes estables, con el fin de que los contactos estrechos ante un posible caso de Covid-19 queden registrados y restringidos.

Además, según indican las normas básicas de la UAM para el curso 2020/2021, siempre que sea posible, los estudiantes ocuparán el mismo puesto en la clase durante toda la jornada, y se evitará compartir cualquier tipo de material.

Evitar aglomeraciones en pasillos y puertas

Asimismo, para evitar aglomeraciones en las puertas y los pasillos, la entrada y salida de las aulas se realizará de modo escalonado, y se evitará transitar por los espacios interiores, salvo justificación.

La Universidad de Alcalá de Henares también ha diseñado un Plan de Actuación para la adecuación de la actividad universitaria al curso académico 2020/2021 que prevé que las actividades formativas se desarrollarán inicialmente de forma semipresencial.

En este escenario se combinarán actividades de docencia presencial en las aulas o en los laboratorios con actividades formativas a distancia, tanto síncronas –en tiempo real– como asíncronas –en diferido–, pero estas últimas serán utilizadas como recurso docente secundario y no como principal.

En cualquier caso, siempre que sea posible y se pueda garantizar la máxima seguridad de las personas, se optará por la fórmula presencial, garantizando una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros y siendo obligatorio el uso de mascarilla en todos los espacios.

Las actividades docentes se realizarán de forma presencial siempre que no se supere el 50 por ciento del aforo y que, en cada espacio académico, el número de estudiantes sea igual o inferior a 50. En las actividades prácticas realizadas en laboratorio se podrán flexibilizar estas cifras.

La UAH prevé expresamente la dotación tecnológica de un número mínimo de aulas por cada centro para permitir la transmisión en directo de las actividades docentes, así como, en su caso, su grabación para que puedan servir de complemento o recurso de aprendizaje. Las grabaciones se llevarán a cabo de manera totalmente automática y el profesor podrá revisar los contenidos antes de autorizar o no su publicación.

Estudios de grabación en la UAH

Además, se crearán nuevos estudios de grabación, al menos uno por cada Campus, que estarán especialmente indicados para grabaciones breves en las que se desee lograr un acabado final especialmente cuidado como, por ejemplo, videos cortos o ‘píldoras conceptuales’, MOOC (Cursos Online Masivos y Abiertos), cursos CERO, vídeo-guías, presentación de asignaturas, presentación de titulaciones, entre otros.

Los profesores que lo precisen podrán solicitar una tableta digitalizadora, que en el entorno telemático sustituye a la pizarra clásica, con el fin de que puedan complementar sus exposiciones orales online síncronas con explicaciones manuscritas, tal y como lo harían en la exposición tradicional, pero todo ello realizado desde el ordenador personal en su despacho. Además, se elaborará un Plan de Formación específico dirigido a optimizar la capacitación digital y tecnológica del profesorado.

En el caso más desfavorable, si las circunstancias impusieran un confinamiento, se reconducirá toda la enseñanza a un formato online síncrono. El plan se revisará en diciembre.

La Universidad Politécnica, reafirmando su vocación de presencialidad, habla en el documento de directrices para el curso 2020/2021 de «cierta irreversibilidad de la incorporación de la tecnología».

Por otro lado, señala expresamente que se prioriza la presencialidad de los exámenes y pruebas de evaluación, y también se tratará de maximizar las actividades presenciales en el aula en el primer curso de los grados.

Para reducir el tamaño de los grupos, las clases impartidas se podrán grabar por el profesor, y se podrán programar tanto sesiones síncronas como asíncronas.

Los centros se equiparán tecnológicamente 

Se equiparán tecnológicamente los centros para atender las necesidades de profesores y alumnos generando, entre otros, aulas mixtas que permitan combinar los modos presenciales y online síncrono para la impartición de las clases.

Por su parte, la Universidad Rey Juan Carlos establece en el protocolo de adaptación de docencia que las actividades de evaluación se desarrollarán preferentemente de forma presencial, siempre y cuando las condiciones sanitarias lo permitan, mientras el resto de actividades asociadas a cada asignatura podrán adaptarse a modalidad presencial o en remoto.

La atención a los estudiantes en tutorías y otras actividades de atención personalizada deberá ser preferentemente en remoto, así como las reuniones de coordinación u otro tipo entre los docentes.

Estas directrices hablan de señalética en los campus, del establecimiento de puertas exclusivas de entrada y salida, y del establecimiento de instrucciones de entrada y salida para evitar situaciones de riesgo en caso de que solo haya una puerta.

Aparcamientos para bicicletas en la URJC

También contemplan la necesidad de garantizar que en todos los centros se disponga de dispensadores con preparados de base alcohólica, así como el objetivo de fomentar el transporte activo, habilitando suficientes espacios de aparcamiento para bicicletas o similares.

La Universidad Carlos III ha elaborado una ‘Guía para un regreso seguro a las aulas’ donde establece medidas higiénicas y de protección personal, como el lavado de manos, la mascarilla y la distancia de seguridad persona.

Asimismo, hace hincapié en la necesidad de evitar aglomeraciones e indica que se circulará junto a la pared de la derecha, dejando el lado izquierdo para el sentido contrario de circulación, así como que «no se deberá circular en paralelo, sino en fila india».

La Universidad Complutense ha habilitado una web con información sobre el Covid-19, aunque no figura el plan de adaptación de las enseñanzas y remite a las recomendaciones del Ministerio de Sanidad o de la Comunidad de Madrid.