«Podemos tenía una ‘caja B’ y pagaba sobresueldos»

El ex-abogado de Podemos, José Manuel Calvente, ha declarado al juez que su formación tenía una doble contabilidad en la que se repartían las donaciones

Acusan del reparto de sobres (sobresueldos) a la formación morada que ha llegado al poder a base de criticar la corrupción del resto de partidos. El máximo representante legal de Podemos, José Manuel Calvente, ha declarado este miércoles en los juzgados de Barcelona la existencia de una CAJA B en el partido.

Así lo ha adelantado El Mundo en su versión digital. Destacan en el rotativo nacional que tras declarar durante tres horas y media, Calvente ha confirmado que «la formación que preside Pablo Iglesias disponía de una caja B y que pagaba sobresueldos a sus miembros de forma irregular».

El ex-abogado de Iglesias, que fue expulsado de Podemos mientras investigaba irregularidades contables, ha declarado por videoconferencia ante el magistrado Juan José Escalonilla, en el Juzgado número 42 de Madrid para ratificar la denuncia que había presentado ante la Guardia Civil por presunta malversación y administración desleal de Podemos. Además, el juez ha citado igualmente a la otra letrada que fue despedida junto con Calvente, Mónica Carmona, y a la que fuera responsable del equipo legal de Podemos Gloria Elizo, ambas acudirán al juzgado el próximo 15 de septiembre.

Hay que reseñar que le achacaron que no fue despedido por investigar dichas irregularidades sino que había cometido acoso sexual a una compañera, algo que ya la justicia ha archivado por no tener consistencia alguna. En este sentido, la titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, ha acordado este miércoles el sobreseimiento provisional de las diligencias abiertas tras la interposición de una querella por parte de la abogada de Podemos Marta Flor contra José Manuel Calvente por supuesto acoso sexual y laboral, hostigamiento, coacciones y lesiones.

Ambos eran miembros del equipo legal de la formación política Podemos en el momento de los hechos denunciados y ahora archivados. Calvente ejercía como coordinador del equipo y fue despedido por la dirección del partido tras la denuncia de Flor.

Tras una serie de diligencias, la magistrada ha tomado la decisión de archivar el procedimiento abierto por acoso sexual y laboral que no ha resultado debidamente justificada la perpetración de los delitos que dieron lugar a la formación de la causa, en consonancia con el informe del fiscal, de fecha 10 de julio, en el que se solicitaba el sobreseimiento, el cual todavía no es firme, ya que el auto puede ser recurrido.

La juez explica en su auto que no se ha acreditado el delito de acoso sexual «ante la falta de evidencia de favor sexual alguna, ni ninguna situación objetiva intimidante, hostil o vejatoria hacia la querellante por parte del querellado».

«RELACIÓN DE AMISTAD Y CONFIANZA»

Señala que la «relación de amistad y confianza» entre los abogados Marta Flor y José Manuel Calvente «fue consentida y compartida por ambas partes hasta febrero de 2019, tal como reflejan los mensajes aportados por la propia querellante, quien reconoce dicha amistad hasta el 22 de febrero, fecha en que manifiesta con claridad que solo quiere una relación profesional».

De hecho, apunta que Calvente «era su apoyo en momentos difíciles, y así se lo reconocía» Flor y que por tanto «la proposición ‘decente'» que el abogado pudo hacer a su compañera «de pasar juntos un fin de semana carece de la entidad e intensidad» no cumple con lo exigido por el artículo 184.1 del Código Penal para considerarlo acoso sexual.

Por otro lado, la titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid no ve en los hechos denunciados la posible comisión de un delito de acoso laboral porque «no hay relación de superioridad laboral». Según indica en la resolución, Calvente «es un mero coordinador del equipo legal, con el fin de racionalizar y distribuir el trabajo entre los miembros del equipo, sujeto a la aprobación, visto bueno e instrucciones de la responsable del equipo».

NO HAY ALTERACIÓN DE LA VIDA COTIDIANA NI CONDUCTAS VIOLENTAS

La juez concluye su auto indicando que los hechos denunciados tampoco son constitutivos de un delito de hostigamiento porque la vida cotidiana de la abogada no se ha visto alterada gravemente; ni de un delito de coacciones porque no consta ninguna conducta violenta o intimidatoria física o verbal de Calvente «para obligar, impedir o compeler» a Flor a «realizar algo no querido por ella».

También descarta el delito de lesiones porque no se ha acreditado ningún tratamiento médico, además de que no ve relación de causalidad entre sus alegadas bajas médicas en octubre y diciembre de 2019.

Considera que éstas son más propias de la situación generada en el seno del equipo legal de Podemos, ya que le «afectaba de forma directa por su protagonismo en el conflicto», pues la nueva directiva del equipo había tomado posiciones y acordó el despido de dos miembros del equipo, entre ellos Calvente, «con apoyo en gran medida en los datos y valoraciones aportados por la querellante», recalca el auto.