La Policía de Málaga evita una decena de eventos festivos tras el estado de alarma

Esta actuación,como ha informado el cuerpo, es el resultado del rastreo que continúan haciendo a través de redes sociales y otros medios 

Los agentes del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga han detectado y evitado, desde el pasado 21 de junio, un total de diez convocatorias de fiestas carentes de autorización, para las que se esperaba una asistencia aproximada de unas 1.500 personas.

Esta actuación, como ha informado la Policía en un comunicado, es el resultado del rastreo que continúan haciendo a través de redes sociales y por medios telemáticos, para la búsqueda y cancelación de aquellas actividades que no reúnan las condiciones de seguridad y autorizaciones pertinentes.

Entre los requisitos necesarios para la celebración de este tipo de eventos se encuentra la preceptiva licencia o autorización municipal, la obligatoriedad de suscribir contrato de seguro de responsabilidad civil, así como establecer los correspondientes servicios de admisión y vigilancia, y el cumplimiento de las medidas preventivas en materia de salud pública vinculadas a la pandemia del COVID-19, ha recordado.

Así, el jueves 25 de junio se procedió a la localización y apercibimiento del promotor de una fiesta en una finca situada en la avenida de San Isidro y del titular de dicha finca, en la que iba a tener lugar una fiesta con una duración de tres días –del 25 al 28 de julio– y a la que iban a asistir unas 80 personas, según manifestó el promotor a los agentes.

Policías Locales del GIP advirtieron también del anuncio de una fiesta denominada ‘Beach Party’, en la que se invitaba el sábado 18 de julio a todo el que quisiera a pasar el día y la noche en la playa del Peñón del Cuervo con música, actividades y bebidas, por un precio de cinco euros.

Al no localizar a los responsables de la misma, se estableció un dispositivo de vigilancia en el que intervinieron temporalmente un equipo de música, y un generador de corriente eléctrica, además de cinco botellas de ron y una de aguardiente, pertenecientes a un grupo, y vigilaron que no se produjeran nuevas descargas de material, evitando de ese modo la celebración de la fiesta.

Cinco fiestas programadas

El lunes 13 de julio, agentes del GIP detectaron otro evento anunciado a través de las redes sociales, que se iba a celebrar a partir de las 18,00 horas del sábado 18 de julio en unas instalaciones ubicadas en arroyo Totalán, la cual había recibido unas 500 respuestas de interés o asistencia.

La investigación llevó a los agentes a conocer que había otras tres fiestas programadas en el lugar para los días viernes 17, domingo 19 y miércoles 22 de julio, quedando, tras ser apercibido el promotor mediante diligencia de información, todas ellas anuladas.

Posteriormente, el viernes 24 de julio, agentes del GIP volvieron a tener conocimiento de otra fiesta prevista en el mismo lugar para las 20,30 de ese mismo día, con la participación en directo de siete artistas y la venta de 60 entradas, aunque bien podrían haberse personado bastantes más clientes, confirmó el titular a los agentes, quién fue denunciado por carecer de autorizaciones y permisos necesarios.

Dicho evento fue anulado al igual que en los casos anteriores, pero se requirió un dispositivo policial en el que participaron unidades del GIP y del GOA de la Policía Local de Málaga para evitar la posible aglomeración de personas que no hubiesen podido ser avisadas a tiempo de la cancelación.

Otros eventos cancelados

El miércoles 22 de julio, agentes del GIP localizaron la convocatoria de una fiesta no autorizada en un restaurante ubicado en camino de los Almendrales, de la que ya se habían vendido al menos 100 entradas, y que fue cancelada por el titular del establecimiento, tras ser apercibido documentalmente.

Del mismo modo, se dispuso la presencia de policías locales del GOA para evitar la aglomeración de clientes que no hubiesen sido avisados de la anulación del evento.

Los agentes comprobaron que este promotor también había anunciado otras fiestas de igual calado para los días viernes 24 y sábado 26, con una estimación de asistencia de 150 personas cada una, siendo ambas anuladas.