Alertan del «incremento de okupación» en Sevilla

La portavoz de Vox en el Ayuntamiento hispalense ha criticado «la inacción del Gobierno y la legislación obsoleta»

El Grupo Municipal Vox en el Ayuntamiento hispalense ha advertido del «alarmante incremento» de casos de «okupación» en Sevilla, «un fenómeno que ha alcanzado la cifra de 41 casos al día en España y que ha convertido a la provincia de Sevilla en la segunda con más usurpaciones de propiedades a nivel nacional después de Barcelona».

En un comunicado, la portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Sevilla, Cristina Peláez, ha declarado que, desde esta formación, se lleva advirtiendo de este problema «desde su inicio, proponiendo en nuestro programa medidas contundentes para erradicarlo, y que ahora parece que otros partidos parecen secundar».

Peláez ha señalado que «Vox propone el desalojo de los okupas en cuestión de horas por la propia policía y que la okupación sea considerada un delito en el Código Penal, que conlleve penas de uno a tres años de prisión».

De hecho, el Grupo Parlamentario Vox en el Congreso de los Diputados ha registrado esta semana dicha propuesta, que ha sido apoyada por el PP y Cs.

«Vox se adelanta en las soluciones que reclaman los españoles y luego el resto de partidos se suman, bienvenidos aunque sea con retraso de varias legislaturas», indica.

Advertisement

Peláez ha hecho mención a recientes casos de «okupación» en Sevilla, que «demuestran que la capital y sus barrios se están convirtiendo en objetivo preferente de estas mafias».

«Sin ir más lejos, la Policía Local desalojó este fin de semana pasado en una rápida y efectiva actuación a unos delincuentes que pretendían okupar la vivienda de un vecino del barrio de Amate, que se encontraba fuera de su domicilio unos días porque había tenido una intervención quirúrgica», añade.

De igual modo, señala que se han recibido denuncias vecinales de edificios de varias plantas «totalmente okupados en plena calle Feria, a la altura del 156, concretamente, con la luz enganchada al alumbrado público, mientras el vecindario se muestra inquieto y desprotegido ante estos hechos».

«También en el Tardón, donde los propietarios de un piso están en la calle mientras los okupas campan por sus respetos», advierte.

Añade que hay problemas también en el Distrito Norte, «donde nuestros vocales han presentado denuncias y propuestas de desalojo de hasta solares, gracias a nuestro impulso finalmente se procedió a su desalojo».

«La labor de nuestros coordinadores de Distrito demuestra que nuestro partido está pendiente de lo que sucede en cada barrio, plaza y calle de nuestra ciudad, y las denuncias por casos de okupación nos llegan cada día y en cada vez más Distritos», indica.

La campaña de Vox contra la «okupación» en Sevilla y su provincia lleva semanas en marcha y asegura que «ya ha cosechado algunas victorias, aunque queda mucho trabajo por hacer».

Peláez indica que, «a nivel provincial, se han llevado propuestas anti-okupas a la Diputación Provincial a iniciativa de nuestro portavoz Rafael García Ortiz, quien también ha impulsado acciones contra la okupación en municipios como Gines, Espartinas, Umbrete, Sanlúcar la Mayor, Coria del Río, Camas o Bormujos, muchas de las cuales han desembocado incluso en la recuperación de sus viviendas por las familias afectadas, gracias a la acción de denuncia pública de los concejales, coordinadores de Vox en dichos municipios y nuestro mencionado portavoz en la Diputación».

«En el Ayuntamiento de Sevilla, Vox le dejó bien claro a los comunistas en sesión plenaria que la okupación es un atentado contra el derecho a la propiedad de los españoles, y que no era ningún derecho, como defendía la izquierda caduca, sino una usurpación que debía ser castigada penalmente», señala Peláez.

En su opinión, «Vox en el Ayuntamiento de Sevilla será la voz de todos los vecinos víctimas de las mafias dedicadas a esta lacra de la okupación que asola nuestras ciudades, lo denunciaremos, haremos campañas en las calles y barrios, estaremos con los vecinos hasta que recuperen sus propiedades, y no pararemos hasta que se cambie la Ley».

«Como bien dice nuestro presidente, Santiago Abascal, los agentes de la Policía puedan desalojar a los okupas ‘con una patada en el culo’, sin necesidad de acudir al registro de propiedades ni a un procedimiento judicial», concluye.