La «Mafia» no quiere a Saldaña

Tribuna Libre de Iván Garrido, ex-Vicesecretario de Comunicación de Vox Cádiz

A nadie en Jerez se le escapa que el PSOE está poniendo toda la carne en el asador para intentar eliminar del panorama político municipal a quien es su más duro competidor de cara las elecciones de 2023. Saldaña es claramente la única alternativa real que hoy por hoy tiene la oposición jerezana para poder desbancar a Mamen Sánchez. Ella lo sabe y parece que está intentando mover los hilos de sus «marionetas» para desgastar la imagen del político popular. Algo tendrá Saldaña cuando los principales adversarios del PP no lo quieren.

En circunstancias normales y después del incidente con su vehículo, el PSOE debería estar tranquilo, sonriente y actuar con la benevolencia propia con la que habitualmente se trata al adversario vencido, pero no sólo no está ocurriendo esto sino todo lo contrario. Saben que un Saldaña centrado en Jerez, con un grupo municipal fuerte, su capacidad de trabajo y con un claro respaldo de su partido que hizo cambiar incluso las condiciones del comunicado provincial, tiene muchas posibilidades de sumar en las próximas elecciones y convertirse en el Alcalde de Jerez. Algo tendrá Saldaña cuando el PSOE ya se ha dado cuenta de eso.

Y es por eso por lo que claramente se suceden los ataques, por acción u omisión al político popular. No es casualidad que la empresa de comunicación que se está llevando la mayoría de los ingresos publicitarios del Ayuntamiento de Jerez haya desplegado su línea editorial contra Saldaña y que otros, asustados, no quieran que la foto de Saldaña aparezca en sus noticias. No parece fruto del azar que los que más intereses tienen en los opacos contratos del flamenco en Jerez intenten generar división en el grupo de concejales y enfrentamiento con la dirección provincial. No se lleven ustedes las manos a la cabeza si el PSOE intenta comprar a algún concejal enfadado para generar división en el grupo popular, no sería la primera vez ni será la última en la que los socialistas, utilizando técnicas propias de la mafia, tratan de eliminar a su adversario político. Hace poco lo hemos vuelto a ver en Cartaya. Está claro que la «mafia» no quiere a Saldaña.

No lo va a tener fácil el político popular luchando contra tantos intereses económicos y políticos. Muchos saben que Saldaña es incorruptible y eso no gusta a los que consiguen prebendas de las administraciones públicas con un dinero que es de todos pero que nadie sabe como se gasta.

En la historia, muchos de los que se enfrentaron a la mafia acabaron comprados o asesinados. Hoy las guerras ya no son a tiros pero sí a golpes de titulares y de información envenenada, como la filtración del atestado antes de que llegase al juzgado y que tiene muy nerviosos a los políticos del PSOE de Jerez. La historia no acaba más que empezar.

Advertisement