Destinan más de dos millones para colectivos vulnerables de Granada

La Consejería de Igualdad ha dividido el trabajo entre 13 ongs de la provincia, cuya labor se centrará en la inserción social y laboral de personas en riesgo de exclusión

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha resuelto la convocatoria de una línea de subvención para entidades privadas y organizaciones sin ánimo de lucro por importe de 2.070.145,64 euros para la provincia de Granada, destinada a proyectos en el marco de la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión y la Inclusión Social, Intervención en Zonas desfavorecidas (ERACIS).

En concreto, son 13 las entidades que recibirán una subvención para llevar a cabo proyectos enfocados, principalmente, en la inserción social y laboral de las personas en situación o riesgo de exclusión social: Almanjáyar en Familia, Educación y Cultura Anaquerando, Imeris, Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes, Mujeres del Zaidín, Provivienda,el Centro Cultural de Adultos Zaidín, Cruz Roja, FEPAS- Motril, Don Bosco, Inserta Andalucía y la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular.

De esta forma, el Gobierno andaluz, con la cofinanciación del Fondo Social Europeo, pone en marcha 165 proyectos en toda Andalucía de 81 entidades en las zonas de los municipios andaluces más desfavorecidas, gracias a una inversión total de 16.547.885,61 euros para toda la Comunidad Autónoma.

“El esfuerzo que está haciendo la Junta de Andalucía para dar respuesta a esta crisis sanitaria es enorme. En este contexto se ha resuelto esta nueva línea de subvención, cuyo objetivo es potenciar el trabajo colaborativo entre las Administraciones, las entidades privadas y las organizaciones sin ánimo de lucro para la implantación y desarrollo de los Planes Locales de intervención en zonas desfavorecidas», ha señalado la delegada territorial en Granada, Ana Berrocal.

Esta actuación se realizará a través de la participación en la tutorización y/o mediación para que estas personas realicen un uso normalizado de los recursos públicos, así como a través de itinerarios individualizados de inserción social y laboral.

Advertisement

En definitiva, estas actuaciones deben contribuir a la mejora de las condiciones de habitabilidad, seguridad y convivencia de las zonas contempladas en la ERACIS, reforzando el trabajo en red con otros servicios públicos y entidades que vienen trabajando en ellas.

Casi un millón de personas y 169,5 millones de euros

En total, la ERACIS contempla una inversión de 169,5 millones de euros entre los años 2017 y 2022 para mejorar la calidad de vida de más de 914.000 personas en situación o riesgo de exclusión social en Andalucía.

Para ello, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación está movilizando recursos extraordinarios a nivel financiero, técnico y organizativo a través de diversas líneas de actuación que ya se encuentran en desarrollo.

Por una parte, mediante la reconstrucción de una estrategia de colaboración interdepartamental que permita hacer confluir actuaciones que favorezcan la inclusión de las personas de estas zonas de actuación.

Por otra parte, potenciando el protagonismo de las Administraciones municipales a través de los Planes Locales que se han elaborado participativamente.

Para ello, se han previsto más de mil contrataciones en cuatro años del proyecto, con el objetivo de incrementar los recursos humanos y mejorar la inserción sociolaboral de las personas en situación o riesgo de exclusión social.

La Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión y la Inclusión Social, Intervención en Zonas Desfavorecidas actúa en 99 áreas de 65 municipios de la Comunidad Autónoma.

Estas zonas han sido seleccionadas teniendo en cuenta indicadores como la tasa de paro, la población migrante, la prestación de servicios públicos educativos y sanitarios y la existencia de problemas de seguridad y convivencia, entre otros.

En la ERACIS, se establecen cuatro grandes ejes: desarrollo económico y sostenible, políticas públicas para el bienestar y la cohesión social, mejora del hábitat y la convivencia, y trabajo en red para la acción social comunitaria.

La intervención se desarrolla bajo los criterios de participación de la ciudadanía, la integración de la perspectiva de género y el fomento de la solidaridad, la equidad, la interculturalidad y la diversidad, con un enfoque centrado en las personas y las familias.