Sevilla destinará 22 millones en un «escudo social» para paliar los efectos del Covid-19

Planes de empleo, refuerzo de servicios sociales, una ventanilla única sobre ayudas o una «tarjeta de vecindad», entre las medidas

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha firmado este viernes con los portavoces del PP, Beltrán Pérez; Adelante Sevilla, Susana Serrano, y Ciudadanos, Álvaro Pimentel, un acuerdo con medidas por valor de 22 millones de euros hasta final de año que supondrán la creación de un «buen escudo social» para la ciudad, según el regidor, ante el impacto provocado por la pandemia del coronavirus.

Las medidas, consensuadas dentro de la Comisión para la Reactivación Social y Económica para el Impulso del Empleo en Sevilla, tal como ha explicado Espadas, se centrarán tanto en el ámbito social como sanitario, preparando a la ciudad por si existiera una nueva ola de la pandemia.

Así, se recoge un plan de contingencia que permita hacer seguimiento de la crisis y de lo marcado por la autoridad sanitaria en materia epidemiológica, pero también medidas de empleo y sociales destinadas a personas vulnerables.

«No va quedar nada ni nadie que no tenga escucha o apoyo del Ayuntamiento para salir adelante porque esta crisis nos pilla más fuertes que la anterior, con más capacidad de reacción y con mayor determinación», sentencia, tras poner como «ejemplo» el «mensaje de unidad» trasladado este viernes con la firma del acuerdo por parte de todos los grupos políticos de la corporación, excepto Vox.

Para Espadas, «hay que poner a las personas en el centro, sin fijarse en el interés político, partidario o el proyecto ideológico», una idea que ha sido compartida por el resto de portavoces presentes y ante lo que el PP ha planteado que «el consenso es el medio para acertar y estamos obligados a acertar», mientras que Adelante ha abogado por la «resiliencia, el diálogo y el trabajo en común» y Cs ha mostrado su disposición a avanzar subrayando que «el camino a seguir en el diálogo». Todos han coincidido además en la necesidad de que se flexibilice el uso del superávit municipal para destinarlo a la emergencia social.

Advertisement

Así, en materia sanitaria, se recoge un Plan de Seguridad Sanitaria para la contención y mitigación de una posible segunda ola, en coordinación con la Junta y la sanidad privada, con vigilancia, rastreo de casos, adquisición de material y atención a residencias; crear un sello para la hostelería y el comercio de «lugar libre de Covid-19» o refuerzo de limpieza en el transporte público, edificios municipales o zonas de alta afluencia.

En cuanto al «escudo social», se insta al Estado a crear un Fondo Local de Impulso y Recuperación Económica y Social; se pondrán en marcha planes de choque de empleo; se garantiza la gestión «rápida y coordinada» del Fondo Social Extraordinario del Estado; se agilizará la tramitación de la renta mínima de inserción y de ayudas sociales; se reforzarán y reorganizarán los servicios sociales y las ayudas para prestaciones básicas y el pago de la vivienda; se mantendrá el programa extraordinario de garantía alimentaria y productos de primera necesidad; se crea la Mesa de Emergencia Alimentaria; se potencia la coordinación con las entidades sociales; habrá un refuerzo para sin hogar y se desarrollará el Programa de Acciones Socioeducativas en julio y agosto para menores en riesgo de exclusión social.

También, se diseña un plan de atención y acompañamiento a las personas mayores, se garantizar la ayuda a domicilio, se refuerza la atención a víctimas de violencia de género, se crea una ventanilla única sobre las ayudas existentes, se eliminarán las trabas burocráticas en servicios sociales con «tarjetas de vecindad» para los no empadronados y se garantizarán medios para combatir la brecha digital en los escolares.

«Esperanza» y «confianza»

En este marco, Espadas ha subrayado que, cuando se cumple un año del inicio del mandato, «no hay mejor homenaje a los sevillanos que devolverles la confianza depositada», añadiendo que «los acuerdos en política son cada vez más caros y difíciles, no hay más que ver la situación nacional». Apuesta porque el consenso también sea la base de la siguiente tanda de medidas que se abordarán en la comisión, algo que comparte la portavoz socialista, Adela Castaño, quien subraya el «trabajo serio, plural y muy riguroso» realizado y pone a la ciudadanía como «ejemplo de civismo».

De su lado, Pérez señala que el documento «sirve de punto de partida», pero considera que «no contiene muchas iniciativas que habrían ayudado a mejorarlo», pero «así son las negociaciones». Pese a ello, valora el acuerdo de «espíritu constructivo, afán de servicio público y trabajo en común», esperando que el apoyo que ha dado el PP a estas medidas sea correspondido con el respaldo a sus medidas fiscales cuando se aborde el bloque económico.

«Dijimos que el PP estaría a la altura de la responsabilidad cuando la ciudad lo necesitara y era imprescindible su concurrencia en las soluciones de la crisis», ha dicho, instando a Espadas a mirar a su partido en vez de a Adelante.

Para Serrano, «es un día en el que se empieza a sembrar esperanza y confianza. Hoy estamos ejerciendo la oposición responsable, que es lo que espera la ciudadanía, poniéndonos de acuerdo en lo urgente», mientras que se pone en valor el «escudo social impulsado por el Gobierno de coalición a nivel nacional.

«No atacar, insultar o caer en la crispación no quiere decir que defendamos las mismas políticas, pero es posible llegar a puntos de encuentro. La nueva realidad exigirá más de nosotros como institución pública y tenemos que generar confianza», añade.

Por último, Pimentel, que asegura que el 90 por ciento de sus propuestas están incorporadas, señala que los cuatro partidos han «dejado a un lado las diferencias partidistas para poner en común un acuerdo de mínimos» que proteja de un potencial rebrote y atienda a los más vulnerables.

«De esta crisis salimos todos juntos o no saldremos.No es el momento de confrontar sino de acuerdos en común donde todos cedamos por el interés general. Debemos asumir la cultura del diálogo como camino y la colaboración como conducta», ha dicho.