Reclaman una «desescalada de la pobreza» tras un informe con «cifras demoledoras»

El informe señala que Córdoba «es la tercera ciudad española con mayor desempleo, con un 26,7%»

La Delegación de Córdoba de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A) ha reclamado «políticas socioeconómicas decididas y presupuestariamente dotadas» que lleven a una «desescalada de la pobreza» para la ciudad y la provincia, tras el informe de Indicadores Urbanos que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este pasado martes 26 de mayo y que revela «cifras demoledoras».

Así lo ha indicado APDH-A en una nota en la que ha señalado que, «la vorágine social, política y mediática que vivimos con la crisis del covid-19» ha provocado que pase «desapercibida la edición 2020 de este informe que estudia las condiciones de vida en los municipios mayores españoles de más de 20.000 habitantes» y que señala que Córdoba «es la tercera ciudad española con mayor desempleo, con un 26,7 por ciento (con datos de 2019) y que cuatro municipios se encuentran entre los 40 del Estado español con menor renta anual por habitante (con datos de 2017)».

Así, según ha detallado la asociación, Lucena ocupa el lugar número 21, con 7.938 euros; en el 34 está Priego de Córdoba, con 8.171 euros; en el 35, Palma del Río, con 8.180 euros; y en el puesto 39 se encuentra Puente Genil, con 8.238 euros.

Asimismo, cuatro son también los barrios de la ciudad de Córdoba que se sitúan entre los 15 con menos renta media anual por habitante (según datos de 2017).

Así, «en quinto lugar se encuentra Azahara-Palmeras (6.437 euros), en sexto, Barrio del Guadalquivir (6.547 euros), en undécimo Sector Sur (7.296 euros) y en decimocuarto Moreras-Huerta de la Reina (7.684 euros)», ha manifestado.

Advertisement

Para la asociación, esta «intolerable situación hace tiempo que deja de causar sorpresa, ya que se ha convertido en una constante que Córdoba salga malparada en todos los estudios sobre pobreza y exclusión social en los que es evaluada».

«Ni que decir tiene que estos datos empeorarán significativamente con las consecuencias socioeconómicas de la pandemia que estamos padeciendo», ha agregado.

No obstante, «la pobreza y la exclusión no se derivan de una maldición divina o de una catástrofe natural, sino que son consecuencia de décadas en las que su erradicación no ha sido una verdadera prioridad política para la clase política cordobesa», ha subrayado el colectivo.

Desde la asociación han criticado que ,»a pesar de que la sociedad civil cordobesa ha puesto encima de la mesa múltiples propuestas en esta materia, en el mejor de los casos tan solo han recibido buenas palabras huecas».

En este sentido, ha lamentando que en los últimos años desde APDH-A Córdoba han planteado «alternativas serias y trabajadas para mejorar el acceso a los derechos sociales, para garantizar el derecho a la vivienda, para colectivos especialmente vulnerables como el roma, para prevenir las actitudes discriminatorias entre los jóvenes, que no han tenido una acogida positiva entre las instituciones cordobesas».

Para concluir, han advertido que «muy recientemente también han apoyado la reivindicación de una renta municipal para Córdoba», esperando que «la en teoría buena acogida de la misma en el último Pleno del Ayuntamiento de la capital no termine de nuevo en el cajón de las bonitas intenciones que nunca se llevan a la práctica».