«La cara de mis padres, tras la cornada, sí que era un maldito espejo»

Juan José Padilla, protagonista este viernes 31 del programa televisivo de Bertín Osborne

De un jerezano de corazón a un jerezano de condición. Dos hombres altos, pero no altivos. De Bertín Osborne a Juan José Padilla. De las cámaras de Telecinco a la casa del diestro. De lo general -el público espectador de toda España- a lo particular -la intimidad del gran torero-. Del fulgor de los rayos catódicos a calor del hogar del Ciclón de Jerez. De la programación de la pequeña pantalla al gran formato de una biografía valiente y única.

Bertín Osborne visita a Juan José Padilla en una nueva entrega de ‘Mi casas es la tuya’. El torero y su familia reciben a manos abiertas, a brazos abiertos, a sinceridad abierta, a Bertín y su mujer en su casa. La ocasión la promete muy feliz. El presentador y el matador se entenderán en una misma forma de sentir. El programa ha despertado máximo interés. Padilla es una figura que merece esta entrevista televisiva.

Charlarán de todo un poco: incluso de los momentos más feroces y duros de la existencia de Juan José, como bien podría ser la cornada que le provocó la pérdida de un ojo. ¡Ahí es nada!  “La cara de mis amigos, la cara de mis padres, tras la cornada, sí que era un maldito espejo”, asegura Padilla. El próximo viernes 31, a partir de la  diez de la noche, en ‘Mi casa es la tuya’, Juan José Padilla, el valiente de entre los valientes.