Alertan del grave estado de deterioro de la Fábrica de Artillería de Sevilla

El Grupo Popular denuncia que el gobierno de Juan Espadas solo ha invertido en cubrir unos servicios mínimos para el edificio

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, ha advertido de que la Fábrica de Artillería se encuentra en un «lamentable estado» de conservación y en una «situación caótica provocada por la incapacidad de gestión del gobierno de Juan Espadas, que encadena actuaciones frustradas que suponen un freno a las inversiones para la conservación y rehabilitación de tan emblemático edificio».

En rueda de prensa, Pérez ha apuntando a la «paralización absoluta» de la rehabilitación de este espacio y critica la «actitud» de Espadas, que considera que «dificulta el desarrollo de proyectos culturales por la ausencia de un proyecto global para el edificio».

Así, ha explicado que «la ausencia de un proyecto global de rehabilitación impide usos culturales y ciudadanos que podrían estar ya llevándose a cabo si el alcalde hubiera dedicado esfuerzos y medios en invertir en el arreglo del edificio, es decir, en gestión, en lugar de destinarlos al marketing y a promesas incumplidas continuamente».

Afirma que el gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP), «en una situación financiera más que delicada», inició en 2012 los trabajos de rehabilitación de la Fábrica de Artillería, consignando 1,8 millones de euros, 600.000 euros para obras de urgencia y 1,2 millones para empezar el arreglo del edificio, en base a proyectos realizados por los técnicos municipales.

Sin embargo, «Espadas, en los cuatro años y ocho meses que lleva de Alcalde, se ha dedicado a culminar las obras previstas e iniciadas por el Partido Popular, que se ha adjudicado como méritos propios, y a acometer determinadas actuaciones que están o en estudio o paralizadas», asegura.

En concreto, afirma que Espadas «sólo» ha procedido a la contratación de servicios mínimos, para erradicar termitas, «una asistencia técnica para el apoyo en la redacción del proyecto de conservación de las naves de Carlos III», actuaciones urgentes en cubierta y una escalera en una parte del edificio y un estudio geotécnico para el estudio del subsuelo y las estructuras.

En resumen, ha resaltado el portavoz popular que «las inversiones de Espadas en la Fábrica de Artillería en cuatro años y ocho meses ascienden a 200.000 euros, cantidad ridícula frente al esfuerzo inversor anterior del Partido Popular». «Su gestión está suponiendo un freno a la inversión en el edificio para su rehabilitación y acondicionamiento para su uso, pues su actual estado hace imposible su utilización y puesta a disposición de la ciudad», agrega.

Pérez ha añadido en un comunicado que Espadas «intenta hacer ver» que el «Proyecto Magallanes, que será desarrollado en la Fábrica de Artillería, supondrá la solución para la rehabilitación del edificio, cuando se habla de una iniciativa de 9.000 metros cuadrados frente a los 20.000 metros del total del conjunto arquitectónico, tan sólo un 45 por ciento del mismo».

Según Pérez, «al no existir proyecto, ni ideas, ni apenas actuaciones en un edificio que supone una joya del patrimonio histórico de Sevilla, tampoco hay planteamiento sobre cómo va a relacionarse la Fábrica con su entorno, con el Barrio de San Bernardo».

Añade que «el Proyecto Magallanes es sólo una parte de lo que se puede hacer en el edificio, que podría suponer una revolución del panorama cultural de Sevilla. Además, se anunció en 2018, Espadas explicó que se culminaría en 2021 y el proceso para su desarrollo está siendo muy lento, habiéndose licitado tan sólo actuaciones por valor de 700.000 euros», por lo que el portavoz agrega que todo apunta a «dificultades para llevarlo a cabo».

En su opinión, «Espadas va a tardar más en poner este proyecto cultural en funcionamiento que lo que Magallanes tardó en dar la vuelta al mundo en el siglo XVI». «La situación de la Fábrica de Artillería es una absoluta vergüenza porque está utilizada como vertedero de obras, con obras paralizadas por la incapacidad del señor Espadas porque no tiene un modelo completo de gestión cultural y ciudadana del edificio. Esta ciudad y este edificio tienen mucha más inversión en marketing y en promesas incumplidas que en realidades, hechos y asuntos resueltos», concluye.