Muchos no lo sabría por aquel entonces, pero el 27 de diciembre de 2017 cambió la historia del Liverpool. Y lo hizo para bien. El conjunto red convirtió a Virgil van Dijk en el traspaso más caro pagado nunca por un defensa con un coste de 85 millones de euros. El jugador llegaba procedente del Southampton, donde militaba desde 2015, y desde su llegada a Anfield revolucionó el entramado defensivo que empezaba a desarrollar Jürgen Klopp.

Virgil van Dijk aportó solidez, liderazgo y personalidad a un Liverpool que necesitaba de la figura de un líder en el eje de su defensa. Desde su llegada, el central fue creciendo a pasos agigantados hasta convertirse en uno de los mejores del mundo en su posición. El desembolso por su fichaje quedó rápidamente rentabilizado llevando además a su equipo a levantar dos de los trofeos más ansiados: La Champions League en la temporada 2018-19 y una temporada después la Premier League.

De central de referencia a sufrir una grave lesión

En el momento de anunciar su fichaje, el conjunto británico indicaba que «al internacional holandés se le asignará la plantilla número cuatro, a su llegada al Liverpool». Desde entonces, ese dorsal se ha convertido en un número de referencia tanto para los técnicos como para los seguidores, hasta que una desafortunada lesión ha truncado su progresión esta temporada. El zaguero sufrió una rotura del ligamento anterior de su rodilla derecha y se espera que vuelva a los terrenos de juego para los días finales del mes de abril.

Mientras tanto, Virgil van Dijk continúa recuperándose y no se descarta incluso que pueda recortar los plazos de su reaparición. El futbolista ya ha comenzado a realizar ejercicios con balón y junto a los fisios y recuperadores del club está llevando a cabo un exigente plan de readaptación para su futura vuelta a los campos de juego.

El Liverpool hace aguas sin Virgil van Dijk 

A la espera del deseado regreso de su central, el Liverpool sigue mostrándose bastante frágil en defensa. Tanto es así que en el último partido de la Premier League, el conjunto red empató a uno en casa frente al West Bromwich Albion, penúltimo clasificado de la tabla. En un partido que parecía totalmente controlado, gracias al gol de Sadio Mane, los de Klopp volvieron a naufragar en defensa concediendo el gol del empate en uno de los pocos acercamientos del conjunto rival.

Liverpool
Salah durante una acción en el partido contra el West Bromwich Albion

Todo hay que decirlo y es que desde la baja de Virgil van Dijk, el equipo no es el mismo y algunos rivales han llegado incluso a perderle el respeto. El conjunto red es el segundo equipo más goleado de entre los situados en las diez primeras posiciones de la Premier League, tan solo superado por el Manchester United. En 15 partidos, el Liverpool ha encajado la friolera de 20 goles, unos registros nada buenos para un equipo que aspira a revalidar su título de campeón de Inglaterra.

Pese a ello, el Liverpool se mantiene, una semana más, en lo más alto de la tabla clasificatoria y antes de cerrar el año deberá enfrentarse al Newcastle el miércoles 31 de diciembre a las 21:00 horas.

El Liverpool busca un sustituto

Teniendo en cuenta el tiempo estimado de baja de Virgil van Dijk, el Liverpool ya ha comenzado a sondear el mercado en busca de algún jugador con el que reforzar el centro de la defensa. Por el momento, tres nombres baraja la dirección deportiva del club, a la espera de concretar algunas de las negociaciones.

Ozan Kabak
Ozak Kabak

La principal alternativa es el central turco del Shalke 04, Ozan Kabak. También son del agrado del técnico alemán Manuel Akanji, del Borussia Dortmund y Ben White, un joven central británico que milita en las filas Brighton & Hove Albion FC.