Roba 800 euros a un hombre tras dejarle inconsciente de un puñetazo

El acusado es «responsable, en concepto de autor», de un delito de robo con intimidación, y también de un delito de lesiones

La Seccion Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba juzgará el próximo 20 de febrero a un hombre acusado de dejar inconsciente a otro de un puñetazo y de robarle 800 euros, tras negarse la víctima a entregarle el dinero que había ganado poco antes en un salón de juegos, pidiendo el fiscal del caso que se condene al presunto agresor a una pena de cuatro años de prisión.

En concreto y según recoge la calificación del fiscal, a la que ha accedido Europa Press, el acusado es «responsable, en concepto de autor», de un delito de robo con intimidación, y también de un delito de lesiones, con resultado de deformidad, ya que el agredido, como consecuencia del golpe que recibió, perdió un diente.

Los hechos, según el relato del Ministerio Fiscal, ocurrieron sobre las 4,30 horas de la madrugada del 29 de enero de 2017, cuando «el abusado, en compañía otros dos individuos que no han podido ser identificados», se acercaron a la víctima cuando se encontraba sentada en el salón de juegos mencionado y, «con ánimo de enriquecimiento ilícito, el acusado le exigió dinero, dado que conocía que había ganado esa noche en algún juego del establecimiento».

Sin embargo, «al negárselo su propietario, le propinó un fuerte puñetazo en el rostro, que le hizo quedar insconsciente y caer al suelo. Acto seguido el acusado registró los bolsillos a la víctima y consiguió llevarse el premio obtenido, que ascendía a 800 euros».

La víctima sufrió lesiones a consecuencia de la agresión «consistentes en una contusión en la región ocular izquierda, con hemorragia subconjuntival», además de «una contusión en la zona mentoniana y la pérdida de la pieza dentaria número once, tardando en curar 18 días, con pérdida temporal de la calidad de vida moderada», y precisando «una intervención quirúrgica consistente en el implante de la pieza perdida».

Concluye el relato del fiscal señalando que, «en caso de que no se repusiera dicha pieza, el perjudicado sufriría como secuela la pérdida completa traumática de un incisivo y el perjuicio estético correspondiente», razón por la que «la víctima lo reclama todo», no estando acreditado si en la actualidad la víctima ha procedido a la reparación protésica de la pieza que le falta.

El fiscal concluye que «no concurren circunstancias modificativas de responsabilidad criminal» y que «procede imponer al acusado, por el concurso medial» de los mencionados delitos de robo con intimidación y de lesiones con resultado de deformidad, «la pena de cuatro años de prisión, con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena», y también el pago de las «costas».