La situación excepcional del coronavirus Covid-19 no dejará a Jerez de la Frontera sin zambombas. La ciudad viene trabajando desde hace semanas en la celebración de una de sus fiestas más representativas adaptándose a las circunstancias que marca la pandemia. Las limitaciones horarias, de movilidad, así como la obligación de mantener la distancia de seguridad hacen que la celebración de estos eventos sean más que complicados. Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Jerez se muestran optimistas de cara a la celebración de zambombas aunque eso sí, de manera diferente a como venían haciéndose en los últimos años.

Ya el pasado mes de septiembre, el teniente de alcaldesa de Dinamización Cultura, Francisco Camas, apuntaba que «habrá que espera poder conformar un número adecuado estableciendo las medidas de seguridad y viendo los lugares precisos y adecuados». De este modo, las zambombas de 2020 deberán adaptarse a la nueva normativa sanitaria. Así, la ciudad podrá mantener una fiesta que sirve de reclamo para miles de turistas y jerezanos y que cada año hace que las calles de la ciudad respiren la navidad por cada esquina.

En espacios cerrados y con aforo limitado

La opción de que las zambombas puedan celebrarse supondría además un alivio económico para la hostelería. El sector atraviesa por uno de los momentos más delicados debido al toque de queda que impide mantener los negocios abiertos más allá de las 23:00 horas. De igual forma, las pérdidas y las consecuencias de la crisis del coronavirus seguirán afectando a los hosteleros, dado que en las zambombas no se permitirán aglomeraciones; no se celebrarán en espacios abiertos; el aforo será limitado; y deberán seguirse todas las medidas de seguridad.

«No va a poder ser como en años anteriores, porque entonces se estaría extralimitando las medidas de seguridad», aseguraba Francisco Camas. En este sentido, el consistorio jerezano trabaja en diferentes alternativas. «Estableciendo las medidas de seguridad y viendo los lugares precisos y adecuados» se puede conformar un número determinado de Zambombas.

Entre algunos de los espacios mejor posicionados para albergar la celebración de las zambombas están Los Claustros de Santo Domingo o la Sala Compañía. En ambos recintos se cumple la normativa sanitaria que marca el coronavirus y el Ayuntamiento confía celebrar en ellos varias zambombas de carácter popular.

Asimismo, de forma paralela a estas celebraciones, el Teatro Villamarta ofrecerá también sus ya habituales espectáculos de Navidad. Además, para ampliar el abanico artístico, el Ayuntamiento asegura que los artistas que actúen en el Villamarta serán diferentes a los que lo hagan en las zambombas populares.

Las zambobas de Jerez

La zambomba es la expresión más genuina de la Navidad jerezana y se constituye en el principal argumento en el que se sustenta la convivencia y la participación inherentes a estas fiestas, según se viven en Jerez. Los vinos de la tierra, la repostería tradicional y los villancicos ‘aflamencados’ son los ingredientes de las zambombas.

Los orígenes de esta peculiar fiesta navideña se localizan en las convivencias que se organizaban en los patios de las casas de vecinos, donde se compartían viandas, vinos y cantes cuyas letras y ritmos formaban parte de la cultura popular. Pero en Jerez, la mezcla de esos compases tuvo en el flamenco su hecho diferenciador. Así, hoy en día, la zambomba jerezana es seña de identidad de esta tierra.

Además, desde el año 2015 se aprobó la declaración de la zambomba de Jerez como Bien de Interés Cultural. Todo ello, al considerarse “una de las expresiones culturales navideñas de mayor interés etnológico de la comunidad autónoma”. Esta declaración reconoce el valor turístico y cultural de la zambomba como una de las principales señas de identidad de Jerez y de toda Andalucía.