Un interno de la prisión provincial de Huelva, el cual tiene trastornos mentales, ha agredido a un funcionario al interferir éste para que no pegara a otro recluso. Así, en el forcejeo, el interno dio un puñetazo al funcionario, el cual fue atendido por el médico de la cárcel pero, al no tener la lesión mayor incidencia, el profesional continuó con su jornada laboral, según han informado a Europa Press desde Instituciones Penitenciarias.

Por su parte, desde el sindicato Acaip han indicado que la agresión, ocurrida este lunes, se produjo cuando el interno «se abalanzó sobre otro con un palo, con la intención de agredirle»; pero «gracias a la gran intervención de los funcionarios intervinientes evitaron que fuera a mayores».

Posteriormente cuando el interno agresor es trasladado a la zona de seguridad, «dio un puñetazo a uno de ellos». Gracias a la actuación de los trabajadores de servicio «no hay que lamentar una desgracia mayor».

Desde Acaip han exigido que dichos hechos sean puestos en conocimiento de la autoridad judicial por las responsabilidades penales que pudieren derivarse así como que se traslade a dicho interno, de forma inmediata, a otro centro penitenciario dado «la gravedad de los hechos».

Ante esta demanda, desde Instituciones Penitenciarias han recordado que los traslados deben ser valorados; y estudiados al objeto de concretar si los internos son susceptibles de traslados o no.

«Fundamental» la realización de las modificaciones legales oportunas

Desde Acaip dicen «no comprender el traslado de un interno de estas características a este centro penitenciario, cuando no existen ni los recursos materiales ni humanos para albergar a este tipo de reclusos violentos y con estas patologías psiquiátricas» como tampoco «por qué no se ha tomado por parte de la dirección del centro, teniendo en cuenta trastornos mentales del recluso, una clasificación más idónea».

Asimismo, han indicado que es «fundamental» la realización de las modificaciones legales oportunas. Todas ellas con el objetivo que los funcionarios de prisiones sean considerados «agentes de autoridad. Para una mayor relevancia penal de estos hechos». De esta manera, se pretende que ayude a la reducción de estos graves incidentes. Unos hechos que «por desgracia vienen siendo casi diarios en los diferentes centros penitenciarios de todo el territorio nacional».

Falta de trabajadores en la cárcel

Tras lamentar «la dejadez» de la administración respecto a los centros penitenciaros, Acaip ha llamado la atención sobre «la falta de efectivos de trabajadores»; con 50 en la provincia de Huelva. Al tiempo han demandado «una relación de puesto de trabajo acorde a otros centros de características muy similares»; que aportarían «una mayor seguridad tanto a los trabajadores como población reclusa».

Finalmente, han hecho un llamamiento a todas las fuerzas políticas y a sus representantes del Parlamento para que «de una vez por todas» traten la situación de los funcionarios de prisiones como un asunto de Estado; pues la condiciones laborales que «padecen los funcionarios ya son casi más propias de estados fallidos. Algo que lógicamente repercute en las condiciones de vida de los propios internos».