En plena segunda ola de contagios de la Covid19, con la implantación del toque de queda nocturno a nivel nacional, con nuevos confinamientos y cierres perimetrales y un considerable aumento de las restricciones en prácticamente toda España, el pesimismo y la incertidumbre se reflejan en las respuestas de este séptimo Barómetro ATA que presentamos. Así, prácticamente el 10% de los autónomos prevé que tendrá que cerrar, lo que en términos absolutos estaríamos hablando de 300.000 autónomos y uno de cada tres autónomos se plantea dadas las circunstancias el reducir plantilla, lo que podría traducirse en 500.00 empleos menos.

Este es uno de los principales resultados que se extraen de una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos- ATA a autónomos entre el 23 y 25 de octubre sobre la previsión que tienen respecto a sus negocios. Se han recibido 2.202 respuestas dándose por válidas 2.130, comprobando que se cumplen los extractos representativos por comunidad autónoma y sector, así como el margen de error válido, ya que 2.130 cuestionarios validados para una población finita de 3.263.553 (número de afiliados al RETA en septiembre 2020, datos medios) y a nivel de confianza de 96%, el margen de error de 2,17%, teniendo en cuenta la heterogeneidad del colectivo (pq 0,50).

Decálogo de medidas

El número de rebrotes y contagios no deja de crecer, y con ellos han llegado de nuevo las restricciones a la movilidad. Se avecina un desastre para autónomos, empresas y trabajadores si no se acompaña de un plan urgente de medidas económicas. Por ello el decálogo de medidas a tomar de forma urgente que presentamos el pasado lunes es un S.O.S de nuestro colectivo ante este nuevo panorama desalentador con desconfianza por parte de los consumidores y los empresarios. Se hace urgente establecer desde ya un plan de emergencia, y con vistas a un invierno muy duro, que prorrogue las ayudas existentes hasta el 31 de mayo de 2021, facilite la liquidez e impulse el consumo y la demanda con el fin de amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas y autónomos y por ende la destrucción de empleo”, ha remarcado el presidente de ATA.

Situación de su negocio actualmente

En primer lugar, y ante la incertidumbre ya comentada, hemos querido conocer la situación de los autónomos y sus actividades actualmente, en la que prácticamente todas las comunidades autónomas han puesto en marcha medidas restrictivas en actividades que afectan directamente a los autónomos, como hostelería y comercio.

Actualmente, un 6,5% de los autónomos encuestados, lo que extrapolado al total del colectivo estaríamos hablando de unos 210.000 autónomos tienen sus negocios y/o actividades cerradas en estos momentos, de los que el 4% asegura llevar con su negocio cerrado desde el pasado mes de marzo. Además, un 60,7% afirma que aunque ha abierto, está funcionando al 50%. Únicamente el 14,5% de los autónomos encuestados desde ATA asegura que está abierto y funcionando con total normalidad y un 3,7% reconoce estar funcionando incluso mejor que antes de la pandemia.

Reducción de la facturación

Los resultados muestran un abrumador 84% de los autónomos aseguran que la facturación de su negocio se ha visto reducida respecto a la del año anterior. El 8,7% asegura que se ha mantenido y hay un 4,3% que considera que incluso ha aumentado.

Si nos detenemos en los que aseguran que ha aumentado su facturación (4,3% de los encuestados) podemos afirmar que este incremento ha sido para la mayoría (78%) un incremento entre un 10 y un 30% de su facturación con respecto a la del año anterior. El 14,6% de ese 4,3% de autónomos que asegura que su negocio va mejor ahora que el año pasado ha incrementado la facturación en más de un 60%.

Mucho más complicada está siendo la situación para ese 84% que asegura que su facturación se ha visto reducida en lo que llevamos de año. Especialmente para un 6,5% de los autónomos que no está ingresando nada.

El 58,9% de los autónomos han visto reducida su facturación comparado con el año pasado en un 60% o más, lo que en términos absolutos y extrapolando al total del colectivo, 1.900.000 autónomos afirman que su actividad ha caído más de un 60%.

Morosidad

La morosidad continúa siendo un importante problema para muchos autónomos. En este barómetro uno de cada tres autónomos nos asegura que la sufren (el 33,2%) (tabla 3), de los que 17,3% hablan de morosidad por parte de empresas privadas exclusivamente.

Un 60,3% de los autónomos encuestados desde ATA aseguran no verse en este momento afectado por la morosidad.

Medidas aplicadas por los autónomos para frenar la bajada de actividad

La segunda parte de nuestra encuesta analiza las medidas aplicadas para intentar paliar esa bajada de facturación que han tenido la mayoría de los autónomos. Como se muestra en la siguiente tabla (tabla 4), ocho de cada diez autónomos encuestados, el 80,7% afirma no haber solicitado el cese de actividad extraordinario que entró en vigor el pasado 1 de octubre.

Frente a estos datos, el 10,7% de los autónomos encuestados, algo más de 300.000 autónomos han solicitado el cese de actividad extraordinario en octubre.

La necesidad de poner en marcha estas prestaciones para autónomos se hace evidente al ver las respuestas del colectivo. Así, siete de cada diez autónomos, el 72,2% considera imprescindible la puesta en marcha del cese de actividad, tanto ordinario como extraordinario, para poder seguir adelante con su negocio.

El 18,8% no considera necesario el poder acceder a ninguna prestación para la continuidad de su negocio.

Obtención de liquidez

Otra de las posibles soluciones, en este caso para obtener liquidez en los autónomos es la solicitud de financiación (ver tabla 6 a continuación), generalmente créditos y específicamente ICOs. Consultados los autónomos en este aspecto, el 43,3% de los autónomos encuestados afirma haber solicitado en los últimos meses algún tipo de financiación, de los que al 18,7% éste le ha sido concedido sin problemas, al 9% se la han concedido pero por un importe inferior al inicialmente solicitado y un 3,4% está pendiente de respuesta. Y el 12,2% señala que ha solicitado financiación, pero ésta le ha sido denegada.

Frente a estos datos, el 42,4% señala que no ha considerado necesario solicitar financiación y un 13,4% que, aunque hasta el momento no la ha solicitado, tiene previsión de hacerlo a corto/medio plazo.