Heineken llevará a cabo en 2021 un ajuste de plantilla en sus oficinas centrales y regionales. Todo con el objetivo de reducir en un 20% los costes de personal relacionados, después de que la compañía cervecera holandesa registrase una caída del 76,2% del beneficio neto en los nueve primeros meses de 2019; hasta 396 millones de euros, como consecuencia del impacto en su actividad de la pandemia y de las restricciones implementadas.

«La pandemia de Coronavirus está teniendo un impacto significativo en nuestros mercados y negocios en general en 2020». Así lo reconoce la compañía, señalando que, a pesar de la recuperación observada durante el verano, se espera que la volatilidad continúe en el cuarto trimestre. Todo ante las nuevas oleadas de infecciones en muchos mercados. Y las correspondientes restricciones aplicadas, como ya está sucediendo en varios países de Europa.

En sentido, Heineken está revisando la efectividad y eficiencia de su organización y su plantilla en la oficina central; las oficinas regionales y en cada una de sus operaciones locales con el objetivo de mejorar la agilidad y velocidad en un entorno cada vez más dinámico.

Evaluación estratégica

La cervecera holandesa anunció que, como parte de esta evaluación estratégica, buscará optimizar sus oficinas centrales y regionales «con una reducción esperada de alrededor del 20% en los costes de personal relacionados», cuya implementación comenzará en el primer trimestre de 2021.

El impacto y los plazos de la reestructuración en nuestras operaciones locales variarán según las circunstancias específicas de cada compañía operativa, apuntó la multinacional.

«Nuestro objetivo es aumentar la adaptabilidad con un enfoque claro en los clientes y consumidores para recuperar y mantener el crecimiento futuro. Estamos explorando cómo acelerar y expandir nuestras fuentes de crecimiento; mientras simplificamos y dimensionamos correctamente nuestra base de costes y nuestra plantilla», explicó.

Heineken Pilsener, conocida simplemente como Heineken, es una cerveza con 5,0 % alc. vol., elaborada por la cervecería neerlandesa Heineken internacional.

Inversión de Heineken

Elaborar cervezas que le gusten al mundo: a las personas y al planeta. Esa es la ambición que ha llevado a HEINEKEN España a invertir 11 millones de euros en proyectos de sostenibilidad social, entre los que destaca la contribución a través de su Fundación Cruzcampo, así como medioambiental en nuestro país durante el año pasado.

Un compromiso que en el 2020 se ha enfocado en la protección de tres pilares fundamentales para la compañía: las personas (manteniendo el empleo y garantizando medidas de seguridad y salud), la hostelería, a través del movimiento social #FUERZABAR y el medioambiente, siguiendo su hoja de sostenibilidad con grandes hitos vinculados al ahorro de agua o energía.

La sostenibilidad forma parte del ADN de Heineken desde su nacimiento hace más de 150 años: estar en todo el mundo exige cuidar de todo el mundo, y la compañía es consciente de que la única forma de que un negocio perviva en el largo plazo es garantizar un impacto positivo en su entorno, en las personas, en el planeta y en la prosperidad de la sociedad. Por ello, Heineken ha definido una estrategia con nuevos objetivos a 2030 y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.