La apuesta por la energía sostenible llega a los colegios de Cádiz

La concejala de Educación, Ana Fernández, destaca la oportunidad de «crear conciencia medioambiental implicando a toda la comunidad educativa»

El Ayuntamiento de Cádiz, a través de las concejalías de Educación y de Transición Energética, está desarrollando el proyecto Euronet 50/50 en cinco colegios de la ciudad con el objetivo de involucrar a la comunidad educativa en la eficiencia y el ahorro energético. Este proyecto se está llevando a cabo en 500 colegios de 13 países de la Unión Europea.

El Euronet 50/50 es reconocido como una buena práctica en el marco del Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía Sostenible. Sus resultados en materia de ahorro energético y económico oscilan entre un 10 y un 40%, e igual de importante es el aprendizaje que supone para las familias y que luego aplican en sus viviendas.

La concejala de Educación, Ana Fernández, ha destacado la importancia de «involucrar a todos los sectores y en especial a la comunidad educativa por la incidencia que tiene en las políticas de conservación del Medio Ambiente, ya que cada uno, desde pequeños gestos, puede ayudar a reducir la emisiones de gases y mejorar la eficiencia energética».

«Cuando hablamos de potenciar la escuela pública hablamos de la posibilidad de desarrollar proyectos cómo éste que buscan educar en valores como la conciencia medioambiental», ha añadido Fernández.

La metodología usada en este proyecto consta de nueve pasos para aumentar la conciencia energética no solo del alumnado, sino también del profesorado, del equipo del centro y de las Ampas, «además de involucrarlos de forma activa en las acciones de ahorro energético».

Fernández ha explicado que con este proyecto llamado 50/50 se emplean medidas de optimización de la energía de manera que, al cabo de un año, el Ayuntamiento devuelve el 50% del dinero ahorrado en agua y electricidad  para que lo inviertan en lo que la comunidad educativa decida y el otro se emplea en mejoras de eficiencia energética del propio centro. Para ello reciben formación en materia energética, elaboran un diagnóstico participativo del consumo energético del centro y un plan de acción para el ahorro.

Los colegios que ya están participando de esta iniciativa son Celestino Mutis, Carola Ribed, Santa Teresa, San Felipe y Adolfo de Castro. La concejala de Educación ha avanzado que “de momento tenemos muy buenas sensaciones sobre este proyecto piloto”. Y una vez se evalúen los resultados, el Ayuntamiento estudiará su implantación en los otros colegios públicos de la ciudad.