Los 5.000 voluntarios que han probado la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V no han presentado efectos adversos significativos durante los ensayos. Esta información ha sido revelada por el director del Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexander Guintsburg.

«Sputnik V se administró a más de 5.000 ciudadanos durante las pruebas clínicas y la vacunación de los voluntarios, sin que se registraran reacciones colaterales indeseables, excepto las descritas en la instrucción médica», ha indicado Guintsburg, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

Rusia registró oficialmente el 11 de agosto la vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro Gamaleya en cooperación con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR) y que actualmente se encuentra en la tercera fase de ensayos clínicos.

El director del FIDR ha dicho que los resultados de esas pruebas permitirán determinar si la vacuna Sputnik V es segura para los ancianos o no. Asimismo, ha subrayado que no cree que el fármaco tenga efectos negativos para las personas ancianas.

La vacuna consta de dos componentes

Sputnik V genera hasta dos años de inmunidad, según sus desarrolladores. La vacuna consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26; y el segundo, en el adenovirus humano recombinante tipo 5. El medicamento se administra dos veces, con un intervalo de 21 días.

Dimitriev ha dicho también que el FIDR espera producir unos 10 millones de dosis al mes de la vacuna contra el coronavirus. Con ese nivel de producción, se podrá vacunar a todos los ciudadanos que lo deseen en Rusia. El plazo establecido será de seis a nueve meses. «Rusia, sin duda, será el primer país del mundo en vacunar con éxito a toda la población contra el coronavirus», ha asegurado.

El director del FIDR ha destacado el interés internacional por la vacuna rusa. Así, ha señalado que ya se han recibido solicitudes de «1.200 millones de dosis de la vacuna», de países de Asia, Oriente Próximo e Iberoamérica.

Respuesta inmunológica a la vacuna

Los voluntarios regresaron a la institución médica militar donde se habían llevado a cabo los ensayos con humanos al cumplirse el día 42 desde que recibieron la inyección para someterse a una revisión exhaustiva; tal y como establece el protocolo del experimento.

«Los resultados de las revisiones han demostrado con claridad la existencia de una evidente respuesta inmunológica obtenida como producto de la vacunación», aseguran desde el Ministerio de Defensa.

Y precisan que «no se ha detectado ningún efecto secundario o desviación en el funcionamiento del organismo de los voluntarios».

Además, señalan que estos datos permiten afirmar que esa vacuna contra el Covid-19 es segura y posee buena aceptación por parte del organismo.