La primera hoguera de esta segunda temporada de ‘La isla de las tentaciones’ quemó al rojo vivo. Este pasado domingo 27 del corriente mes de septiembre Telecinco apostó fuerte por el devenir de las primeras deslealtades del reality que hace furor entre propios y extraños. Melyssa decía: “he podido despedirme de Tom y ahora estoy mucho más agradecida. Y ciertamente tranquila. Ahora lo quiero más que antes porque ha demostrado cuánto me ama”.

Melyssa anda muy equivocada. Tom sólo piensa en él. Es decir: en todas las chicas que puede -y piensa- ligarse sin tener demasiado en cuenta tampoco al amor de sus amores. Tom es de la república independiente del aquí te pillo, aquí te mato. Melyssa apuesta doble contra sencillo por la fidelidad inquebrantable de su Tom. Lo dicho: yerra. Y en el programa de este domingo descubrió la doble cara del pastel cuando la hoguera llamó a filas a las chicas.

Melyssa comienza a conocer al verdadero Tom en la Isla de las Tentaciones

Llevan varios meses juntos pero Melyssa parece no conocer la verdadera personalidad de Tom. Sus miedos la dejan ciega. Tom es un escurridizo estratega porque juega al caballo ganador de su sex appeal. ‘La isla de las tentaciones 2’ no ha hecho más que comenzar y ya hay al menos tres chicas enfrentadas por este chico que las seduce sin apenas despeinarse.

Tom no es impávido. No es pusilánime. No pierde ni un segundo en Villa Montaña. Está al acecho con una conducta de aparente hombre sereno. Echa el ojo a toda chica que se mueva. A alguna más que otra. Sobre todo a Luzma. Entre ambos existe química. Y, sobre todo, física. Ya han tenido algún roce que otro. Tonteo in crescendo. “la veo guapa y tiene un buen cuerpo”, remacha Tom.

Todos y todas en la piscina son un peligro de alto voltaje erótico. Las solteras atacan con más ahínco que los solteros. Los solteros no entran a saco en ningún momento: dan tiempo al tiempo. Y espacio a cada una de las concursantes. Ellas, las concursantes, se sienten cómodas con estos musculitos guapetones. Esta apacible actitud de los solteros forma parte de una estrategia pactada. O al menos así lo parece. Ya llegará la hora de la conquista con todas capacidades sobre el tapete.

No es blanco fácil

Mayka asegura estar bastante decepcionada con Pablo. Mayka, guapa como ella sola, es el objetivo -sano- de más de un soltero. Ella se deja querer. Con decir que no es blanco fácil es más que suficiente

Tom no se corta. Marta, por su parte, tampoco. Lesster: “me encuentro en mi interior como el tiempo. Sale el sol y llueve. Llueve y sale el sol. Me preocupa que Marta haga algo que no es propio de ella”. Mayka señala que “con Matías me encuentro muy bien porque no va al cuello ni nada”.

Entra la décima soltera: Andrea. “Dejé a Ismael porque me enamoré de Oscar pero no salió bien”. Entra el décimo soltero: Óscar. Ídem. Pone los ojos en un par de concursantes. ¿Donde las dan, la toman? La hora de la hoguera pone nerviosos a todos. Especialmente a ellas. Sandra Barneda inaugura la sección con imágenes para Melyssa. La concursante no aguanta ni un minuto. Le duele todo cuanto está comenzando a ver de Tom. Rompe a llorar, se descalza y se marcha gritando es que “un pedazo de hijo de…”.

Con Tom aciertas si piensas mal. A Melyssa le ha roto el corazón en mil pedazos. Ella está destrozada, desorientada, con los sentimientos hechos trizas. Melyssa quiso salir corriendo de la zona de la hoguera. No pudo soportar las mentiras descaradas de su pareja. Todo apunta a que habrá en su relación un antes y un después.