La Policía Nacional ha puesto en marcha en la mañana de este lunes 28 de septiembre un dispositivo antidroga en el que se ha incautado de más de mil plantas de marihuana. Los registros se han llevado a cabo en distintos bajos y pisos de bloques de la calle Molino Nuevo y su entorno. Todo el operativo se ha realizado en la zona norte de Granada capital, sin que haya detenidos hasta el momento.

Desde la Policía Nacional han informado de que, a partir de las 7,00 horas de este lunes; se han desplegado en el barrio unos 50 agentes de unidades de Prevención y Reacción; Intervención Policial, y Policía Judicial, con la colaboración de efectivos de Seguridad Ciudadana, con el apoyo de un equipo Cóndor con helicóptero.

El resultado, a la espera del recuento final, se traduce en más de mil plantas de marihuana decomisadas. Estas han sido pilladas en distintas plantaciones instaladas en bajos y pisos de distintos bloques del entorno de Molino Nuevo.

En esa zona del norte de Granada, en los últimos meses, la Policía Nacional ha desarrollado distintas operaciones contra el tráfico de drogas.

La semana pasada descubrieron una plantación tras un incendio

La Policía Local de Granada descubrió el pasado martes 22 de septiembre en la noche un invernadero para una plantación de marihuana en la sexta planta de un bloque.

El bloque está situado en la calle Arabial, donde se había declarado un incendio en una terraza al parecer por la combustión de un enchufe de la luz.

Según infomró la Policía Local en una nota de prensa, las plantas de marihuana que se encontraban en el interior estaban cortadas y recolectadas, pudiendo incautarse 880 gramos de peso. Además, solicitó al Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Granada, que se personó también a los pocos instantes.

Lograron acceder a la vivienda, que se encontraba vacía, a través del balcón y por la puerta principal, sofocando las llamas que únicamente afectaron a la terraza del inmueble sin causar daños al resto de estancias ni a los pisos colindantes.

Tras una primera inspección, los agentes pudieron comprobar un enganche ilegal a la red general de electricidad. Una vez revisaron el estado del inmueble, comprobaron que el piso lo estaban utilizando como invernadero para una plantación de marihuana.

La patrulla actuante informó a la empresa concesionaria del suministro eléctrico para valoración de la defraudación de fluido. Posteriormente compareció en comisaría para dar a conocer la presunta comisión también de un delito contra la salud pública. De esta manera se inició la investigación al posible responsable de los hechos.