La Federación Málaga Comercio ha propuesto una batería de medidas ante el «acusado» descenso de la actividad de un sector que «agoniza». Así, la caída media de ventas en el sector de la distribución en Málaga ronda entre el 50 y el 60 por ciento con respecto al año anterior, frente al 27 por ciento de media en Andalucía.

Así, ante la inexistencia de indicios «que hagan pensar que la tendencia cambiará a lo largo de los próximos meses», la Federación Málaga Comercio, que agrupa a más de 2.500 empresas y 25.000 trabajadores, ha informado de las necesidades para la recuperación de los sectores de la distribución de alimentación y bebidas a hostelería y comercio minorista en general.

Tras consultar con sus asociados, la Federación considera necesario que haya seguridad sanitaria, «tranquilidad institucional, con acuerdo y consenso entre los partidos políticos»; ayudas a fondo perdido al empresariado para salvar sus empresas y mantener los puestos de trabajo; prolongación de los ERTE según la evolución del mercado; un año más de carencia en los créditos ICO concedidos y cinco años más para amortización o cancelación.

Asimismo solicitan «calles amables para el peatón, limpias y seguras» y también recuperar la confianza del consumidor, así como del turismo exterior. También apuestan por una campaña que ponga en valor el comercio de proximidad, tanto física como multicanal. En este caso se incluye el sector de la hostelería y con especial incidencia en los centros históricos.

Málaga Comercio reclama «apoyo total e incondicional a los centros comerciales abiertos como dinamizadores del entorno».