La conocida Cervecería Giralda esconde bajo sus cimientos un tesoro escondido para Sevilla y el mundo. Las últimas reformas realizadas en el establecimiento han permitido a los arqueólogos descubrir un ‘hamman‘ de estilo almohade. El local, situado en la calle Mateos Gago, se ha visto obligado a realizar una serie de reformas tanto por parte del Ayuntamiento de Sevilla como por la pandemia del Covid-19.

Descubren un baño árabe del siglo XII en los bajos de la Cervecería Giralda

En este sentido, dado su enclave en un lugar estratégico, en pleno barrio de Santa Cruz, en una zona próxima a la Giralda y el Alcázar de Sevilla, en el corazón de Sevilla, se han descubierto los principales baños árabes del siglo XII. Todo ello viene propiciado por el levantamiento del suelo y azulejos del local que los dueños del establecimiento han decidido realizar.

Para muchos, la existencia de estos baños en el subsuelo de la Cervecería Giralda eran conocidos. Sin embargo, durante sus casi 100 años de vida, ninguno de sus propietarios tuvo la osadía de tratar de que afloraran y hacer uso de ellos como reclamo turístico y patrimonial de Sevilla.

El trabajo de los arqueólogos continúa su marcha y en las próximas semanas deberán realizar un informe que trasladarán tanto a la Junta de Andalucía como a la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. El resultado del hallazgo viene después de retirar el firme, donde ha aflorado el baño árabe que data sobre el siglo XII. Concretamente, el baño hallado es el más conocido de la etapa almohade, el denominado de García Jofre.

Dos salas utilizadas como comedor

Actualmente, el baño árabe cuenta con dos salas donde hasta ahora se han situado los comedores del Cervecería Giralda. El primero, de planta cuadrangular, y la segunda de forma rectangular.

El hallazgo aparece en documentación cristiana de 1281 como propiedad concedida por Alfonso X a la iglesia de Sevilla. Los baños estaban incluidos en la collación de Santa María y en la esquina de lo que fue calle Borceguinería, ahora Mateos Gago. El testimonio más antiguo, de Rodrigo Caro en 1634, describe que «perseveran allí señales de que fue un baño, y algunos quieren decir que es parte de él la bóveda que se ve al entrar por la Borceguinería, pero no parecen aquellos edificios de baños sino reliquias de algún circo o anfiteatro». A finales del siglo XIX, José Gestoso o Torres Balbás sí concretan que se trata de restos de un «baño musulmán».

Sobre Cervecería Giralda

La puesta en funcionamiento de Cervecería Giralda se inició en 1923 bajo el nombre de Bar Español. Solo un año más tarde cambió su nomenclatura, pasando a llamarse como se conoce hoy en día. José María Asprón, uno de los grandes hosteleros de la historia de Sevilla, fue en encargado de bautizar al tradicional establecimiento. En 2007 echó el cierre, pero gracias al esfuerzo de hosteleros sevillanos, consiguieron levantar y recuperar la esencia del restaurante años más tarde.

Cervecería Giralda cuenta con dos salones, uno más modernista y otro que mantiene la forma de bóveda del siglo XII. La decoración de azulejos y las reminiscencias a los antiguos baños árabes, que antes ocupaban el edificio, son la guinda a este bar histórico único en la ciudad.

Erigida sobre unos antiguos baños árabes con nueve siglos de historia, Cervecería Giralda es un lugar de encuentro habitual para turistas, estudiantes, historiadores y curiosos. Sus paredes repletas de azulejos, techos abovedados y su suelo ajedrezado hacen del local un lugar único de Sevilla donde degustar algunas de las típicas tapas sevillanas. Sin duda, se trata un auténtico rincón de la cultura y gastronomía sevillana. Un viaje en el tiempo desde sus bóvedas del siglo XII hasta el Modernismo del siglo XX.