Una mujer operada de urgencia para sacarle un vibrador en marcha atascado dentro

«Nos sorprendió cuando descubrimos que el dispositivo estaba en la vejiga»

El sexo no es dañino, según se mire. Ídem para el placer a solas. ¿A solas? En cualquier caso, la precaución es necesaria dependiendo de los casos. Y es que una mujer ha tenido que acudir a toda prisa a urgencias para que le extraigan un vibrador, un vibrador que se adentró por el interior de su cuerpo.

En efecto una mujer ha tenido que acudir a urgencias para que le extraigan un vibrador que le ha quedado atrapado dentro de la vejiga. «La primera reacción fue el pánico porque acababa de perder algo dentro de mí que todavía estaba vibrando».

La mujer, natural de Arizona, no ha querido revelar su identidad, pese a que ha vivido una de las experiencias más traumáticas de su vida cuando ha tenido que ir a urgencias para que le extraigan un vibrador de la vejiga. No había otra alternativa.

La mujer estaba compartiendo una noche de placer con su pareja cuando en un momento de pasión, éste le introdujo el juguete sexual demasiado dentro. Se pasó de frenada. No tuvo sentido de la medida. Calculó mal. Se sobrepasó.

El problema es que una vez en el interior de la mujer, el vibrador siguió funcionando y lo que debían ser momentos de placer acabó siendo una verdadera tortura. Del todo a la nada. O de lo bueno a lo peor. Un imprevisto al desnudo. Una situación chocante.

Advertisement

“El personal de la sala de emergencias no fue capaz de encontrarlo en la vagina”, explica el doctor Greg Marchand, el obstetra-ginecólogo que acabó haciéndose cargo del caso. El consolador se introdujo en el cuerpo de la mujer a través de la uretra y viajó a la vejiga, donde se volvió hacia los lados. Un vibrador, con vida propia, que actuó a sus anchas.

«Me sorprendió mucho cuando estábamos viendo el abdomen y descubrimos que este dispositivo estaba realmente en la vejiga. Nunca he visto un caso como este en toda mi carrera».

Afortunadamente, la historia ha tenido un final feliz y tras diversas horas en el quirófano le han podido extraer tan escurridizo objeto de placer. Para una próxima vez la fogosidad será más precavida…

sierra nevada