Ponen en marcha una cartilla Covid-19 para controlar contagiados

Estas cartillas recogerán si se ha pasado la epidemia, si se cuenta con anticuerpos, así como las pruebas a las que cada persona se ha sometido

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que el Gobierno regional pondrá en marcha un cartilla Covid-19, que simule a la de vacunación internacional y que tenga una réplica en la tarjeta sanitaria virtual.

«Con ella se permitiría demostrar quiénes en estos momentos no pueden contagiar, no pueden ser contagiados, y por lo tanto pueden volver a una cierta normalidad y, de manera paralela, proteger al vulnerable», según ha avanzado en una rueda de prensa en la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo autonómico, en la que ha presentado medidas de choque para combatir el coronavirus, en el marco del plan ‘Madrid no se para’.

Esta cartilla recogerá si se ha pasado la epidemia, si se cuenta con anticuerpos, así como las pruebas a las que cada persona se ha sometido. Ayuso ha incidido en que será un proyecto «experimental» con el que sería «mucho más fácil» evitar confinamientos o acceder a establecimientos como gimnasios, museos o cines.

A su parecer, esta debería extenderse al resto de España y también a otros países. «Ahora la clave también pasa porque todas aquellas personas que no contagien puedan seguir con una vida normal y extremar las precauciones sobre los vulnerables. La estrategia es no volver atrás», ha subrayado.

La dirigente madrileña ha defendido que se trata del «comienzo de un lenguaje internacional» al que hay que someterse. Así, ha incidido en que ahora mismo entre países y autonomías se está una y otra vez contagiando por lo que considera «insensato» que las medidas ante rebrotes afecten por igual «a personas que tienen anticuerpos, a personas que no contagian», con las que están «en riesgo».

Para Ayuso, esta cartilla «no es ninguna discriminación» porque tiene «bastante lógica» que estando en un pandemia se empiece a «poner nombre y apellidos a quién está protegido o a quién no lo está».

A su parecer, «es bueno que haya un registro» de las personas que lo ha tenido y de quien tiene anticuerpos. En este punto, ha subrayado que si hay personas que discriminan no tendría que ver con el sentido de su medida. «Queremos proteger», ha sentenciado.