María José Campanario, ingresada de urgencias

La mujer de Jesulín de Ubrique permanece en el Hospital Nisa de Sevilla

No es plato de buen gusto para nadie. No termina de levantar cabeza. De nuevo María José Campanario ha vuelto a sufrir otro zarpazo de la misma enfermedad que la trae en jaque de un largo tiempo a esta parte. Regresa otra vez al Hospital. Ingresada de urgencias después de casi nueve meses de su última recaída. E ingresa, a más inri, en puertas de su cumpleaños.

Un episodio de fuerte fibromialgia -otro y otro…- la obligan a ser trasladada al Hospital Nisa de Sevilla. Lo hizo a las cinco de la mañana. No se conocen más detalles de partes médicos. Según confesó con anterioridad la propia Campanario, “tengo que ingresar cuando ya no puedo soportar el dolor de mil cuchillos sobre mi cuerpo”. Este calvario no tiene fin. Por el momento.

Parecía que la estabilidad en cuanto a salud ya le había llegado a la mujer de Jesulín de Ubrique. Pero no. Parecía que la pesadilla se había superado. Parecía que el horror era pasto de olvido. Parecía que los recuerdos -desagradables del pasado verano- ya se habían difuminado en la nebulosa de una amnesia pretendida, por higiene psicológica.

Pero resulta que el imponderable, el hachazo de la enfermedad, de nuevo regresa por sus fueros. A la carga. Dando la cara. Se terminó el tiempo de tregua de la enfermedad. Después de un verano casi completo ingresada en un centro especializado en dolencias psiquiátricas: ‘El Seranil’. Un periodo canicular para olvidar.

Sin embargo María José Campanario tuvo y tiene problemas con su medicación. Al ser alérgica a ciertos fármacos que de hecho provocan insomnio, crisis de ansiedad y tampoco evitan la permanencia de los dolores continuos. ¿Podría esto haber provocado el nuevo ingreso de urgencias? Sea cual fuere la causa es de desear la pronta mejoría de quien está sufriendo lo indecible por una enfermedad tan traicionera.