La lían dañando columnas históricas de San Miguel

El párroco de la Iglesia de San Miguel decidió que era buena idea poner cuerdas clavadas en las históricas columnas para impedir el paso de los fieles

El arte y el patrimonio histórico, es una de las grandes cosas que el ser humano deja como legado a las siguientes generaciones. Por ello, su respeto es fundamental, no solo por el valor que adquieren con el paso del tiempo, sino por el cuidado que hay que tener con modificar semejantes obras históricas.

Esto podría no parecer tener sentido, ya que por respeto la sociedad siempre valora el arte histórico, sin embargo, la última acción del párroco de la Iglesia de San Miguel ha encendido la polémica y asombro dentro de su propia hermandad.

Sin tener en cuenta a los hermanos, el párroco decidió clavar cuerdas en las columnas de la iglesia, con el objetivo de que los feligreses no accedieran a la zona donde se encontraban las bancas en el besapié celebrado el pasado miércoles de ceniza.

Las columnas, que tienen un valor incalculable, habían sido modificadas con un cáncamo, que incrustado en la piedra y sujetando a una cuerda, servía para que la gente no pudiera moverse con libertad por todas las zonas de la capilla.

Una acción que no dejó a nadie indiferente y que causó un gran revuelo entre los propios hermanos, que llegaron a sentirse encerrados como si fueran «puro ganado» en su propia iglesia.