Josep María Bartomeu ya es historia en el FC Barcelona. Junto a toda su junta directiva ha presentado su dimisión como presidente del club blaugrana, tras la reunión de urgencia celebrada este martes 27 de octubre con su Junta Directiva.

Era una noticia esperada por muchos aficionados del FC Barcelona, cansados de la mala gestión del dirigente catalán. Una gestión dinamitada en los últimos meses por los problemas deportivos e institucionales de la entidad.

La moción de censura contra Bartomeu iba a celebrarse de todas todas, ya que incluso la Generalitat de Cataluña había dado el visto bueno. Sin embargo, en un gesto de dignidad o cobardía (catalóguenlo como crean) Bartomeu y su junta directiva han presentado su dimisión al frente del club.

La noticia se produce a horas de que el FC Barcelona dispute un choque trascendental en la UEFA Champions League frente a lao Juventus de Turín.

Bartomeu, seis años al frente de la entidad

Josep María Bartomeu llegó a la presidencia del FC Barcelona en 2014, una vez que la justicia proceso al anterior presidente, Sandro Rosell. En el año 2015, el club consiguió un triplete con Luis Enrique en el banquillo y Bartomeu fue ratificado en las elecciones a la presidencia.

A partir de ahí, el periplo del barcelonés como presidente del FC Barcelona ha transcurrido con más sombras que luces. Sobre su persona han pesado asuntos como la polémica venta de Neymar o el gasto millonario en fichajes como Dembelé, Coutinho, Semedo o Griezmann.

Bajo su mandado, el FC Barcelona ha visto como el eterno rival, el Real Madrid, ha ganado tres Champions consecutivas.

Además, este último año las cosas en el Camp Nou han terminado por estallar. La plantilla no quería a la directiva y vacas sagradas del vestuario han terminado por partir, como Luis Suárez.

La ‘casi’ marcha de Bartomeu

Además, este mismo verano se ha vivido uno de los momentos más tensos en la última década en el FC Barcelona. Leo Messi, leyenda del club y jugador único en la historia, ha estado muy cerca de abandonar la entidad.

El astro argentino quería marcharse. Lo tenía decidido, y pretendía hacerlo gratis por una clausula en el contrato. Sin embargo, esa clausula no era tal y Messi ha terminado quedándose en el club contra su voluntad.

Messi ha dejado claro públicamente que no estaba de acuerdo con la gestión de la directiva de Bartoumeu, quién llegó a asegurar que era capaz de dimitir si Messi continuaba. Finalmente, Leo siguió siendo jugador culé y Bartomeu continuó como presidente.

Pero la cuerda ya se había tensado demasiado. Bartomeu tenía las horas contadas en la entidad y ante eso ha decidido dimitir como presidente tras seis años de muchas sombras y algún que otro rayo de luz.