Y llegó el día. Otro motivo de orgullo para la provincia de Málaga. Y es que los malagueños ya disponen para su uso de la pasarela peatonal de madera sobre el río Guadalhorce. Una infraestructura incluida en el proyecto de la Senda Litoral de la Diputación de Málaga que avanza con diferentes hitos en la provincia y que este domingo ha tenido como protagonista la apertura de este puente, de 270 metros de longitud y tres metros de ancho que comunica la zona del Palacio de los Deportes José María Martín Carpena con el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce.

La Diputación de Málaga y el Ayuntamiento de la capital han cofinanciado al 50 por ciento el importe global de la actuación, cifrada en 1,6 millones de euros, y que ha sido inaugurada este domingo por el presidente de la Junta, Juanma Moreno; junto al de la Diputación, Francisco Salado; el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, así como los consejeros de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo; y Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, entre otras autoridades.

Juanma Moreno en inauguración de la pasarela peatonal sobre el río Gualdalhorce
De Izq a Der: Carmen Crespo, Elías Bendodo, Juanma Moreno, Francisco De la Torre y Francisco Salado

Moreno ha destacado la apertura del puente para el disfrute ciudadano y ha calificado a la Senda Litoral como uno de los «macroproyectos» de Andalucía y la provincia malagueña, «que ya es una realidad y que se va completando cada vez más».

Juanma Moreno: «Las pasarela va a potenciar toda la zona»

Ha subrayado que se trata de una obra de ingeniería «muy importante», un puente hecho en madera y que se considera el más grande de Europa de estas características. «Es un hito desde el punto de vista arquitectónico, desde el punto de vista social por el tránsito que va a generar y por cómo va a potenciar toda la zona y también por la imagen de Málaga que queremos proyectar al mundo», ha sostenido.

Moreno ha incidido en la gran revolución verde capitaneada por la Junta de Andalucía como «una de las grandes prioridades» de su Ejecutivo y ha señalado que «no puede ser nunca un limitante ni un impedimento para el desarrollo social y económico de ninguna zona».

Juanma Moreno en inauguración de la pasarela peatonal sobre el río Gualdalhorce

«Este puente decían que no era posible, que había que irse varios kilómetros para atravesar a la otra parte, que tenía impacto medioambiental; sin embargo –ha continuado– con ingenio, audacia, talento y sobre todo, con voluntad, hoy es una realidad».

Francisco Salado: «120 kilómetros del litoral de Málaga son peatonales»

Por su parte, Salado ha resaltado que la Senda Litoral continúe su avance en la provincia precisamente este domingo, que se conmemora el Día Mundial del Turismo, y ha incidido en que «es un gran logro que 120 kilómetros de los 184 kilómetros del litoral malagueño puedan transitarse ya peatonalmente y que la Senda Litoral se haya convertido en un atractivo turístico más de la provincia».

Igualmente, ha añadido que este proyecto es «un magnífico ejemplo de colaboración institucional», porque la Diputación y el Ayuntamiento de Málaga han ido de la mano en la redacción del proyecto, la financiación y la ejecución. Asimismo, la Junta de Andalucía ha conseguido las autorizaciones correspondientes.

El presidente de la Diputación malagueña ha explicado que, desde 2016, la institución provincial ha invertido 6,6 millones de euros para la realización de 23 tramos nuevos, a los que se unirán este año otros 1,8 millones de euros para nuevas inversiones.

También ha anunciado que, en el caso de la capital, se está negociando con Costas y con el Parador de Málaga-Golf para dar continuidad a nuevos tramos de la Senda Litoral desde Guadalmar hasta Torremolinos.

Francisco De la Torre destaca la leal colaboración

En los mismos términos, el alcalde de Málaga ha destacado la «leal colaboración» de la Diputación y el Ayuntamiento así como con el actual Gobierno autonómico y ha pedido que se mantenga esa colaboración en el yacimiento fenicio del Cerro del Villar, en la margen derecha del Guadalhorce; así como en las obras de defensa del río y del arroyo Las Cañas.

Así es la pasarela de madera más grande de Europa

La pasarela ya abierta consta de siete vanos: tres corresponden a la margen derecha del río, otros tres a la margen izquierda y un gran vano central de casi 70 metros de luz que va sobre el lecho del río.

En el diseño del puente destacan las formas curvas de los arcos principales y su barandilla envolvente de formas redondeadas que recuerda a las cuadernas de un barco, con quitamiedos inclinados con el fin de hacerla no escalable, además de facilitar la evacuación del agua de lluvia fuera del tablero y proteger las vigas inferiores.

En la construcción de la pasarela se han empleado más de 200 toneladas de madera de pino silvestre de procedencia escandinava y casi 15 toneladas de acero inoxidable adecuado para ambiente marino. La utilización de un material como la madera permite su perfecta integración en el paraje natural, han precisado.

La durabilidad de la madera se ha garantizado mediante un proceso de tratamiento en profundidad a presión en autoclave con sales hidrosolubles. Esto, combinado con un minucioso diseño del detalle constructivo, asegura una larga vida útil, comparable a la de cualquier otro material, con un mínimo mantenimiento.

La pasarela la ha construido Media Madera Ingenieros Consultores, empresa española líder nacional en fabricación de puentes de madera, con más de 1.000 estructuras de este tipo instaladas en el país.

Senda peatonal de 305 metros

Además de la pasarela de madera, las obras han incluido también, sobre una superficie total de 10.425,85 metros cuadrados, una senda peatonal con una longitud de 305 metros y un ancho de seis metros en prácticamente la totalidad del recorrido, creando taludes a ambos lados del sendero con piedra natural y vegetación autóctona. Los materiales empleados en este sendero han sido respetuosos con el entorno: pavimento de terreno natural compactado para el paseo peatonal, barandillas de madera en rampas y vallas ganaderas en el sendero, entre otros.

El proyecto se ha completado con la ejecución de vallados y puertas para el control del flujo de visitantes al paraje natural y se ha procedido a la limpieza de los márgenes de los caminos para evitar riesgos de incendio, así como señales informativas en las conexiones con las urbanizaciones de Sacaba Beach y Guadalmar, que han quedado comunicadas peatonalmente.