Enorme el partidazo que han disputado el Cádiz Club de Fútbol y el Sevilla FC en el Ramón de Carranza y que ha finalizado con victoria por 1-3 con remontada en el último suspiro. Todos los goles se anotaron en la segunda mitad.

Desde el primer minuto el conjunto amarillo dejó muy claro que saltó al terreno de juego sin ningún tipo de complejos a pesar de tener enfrente a todo a un campeón europeo. Los chicos de Cervera, que regresaba al banquillo tras dejar atrás una baja médica, tuvieron la primera ocasión con un zapatazo desde la frontal de José Mari que palmeó a córner Bono.

Tras esa ocasión el equipo de Lopetegui se hizo con la pelota a la vez que el Cádiz CF se posicionaba como suele hacer, con inteligencia y la lección bien aprendida. Los hispalenses tuvieron entonces un par de peligrosas ocasiones y Ocampo hizo un gol que no llegó a subir al marcador por fuera de juego.

El Cádiz CF, que seguía a lo suyo, esperaba para volver a disfrutar de otro momento peligroso y así fue con un disparo centrado de Pombo que Bono se vio obligado a palmear a córner.

El Sevilla FC imponía su presencia en algunas zonas del campo sobre todo en la zona de creación con un omnipresente Rakitic. Las mejores ocasiones sevillistas fueron al filo de la media hora con una genialidad de Oliver Torres, al palo, y otro disparo desviado con todo a favor del croata Rakitic.

Así las cosas el encuentro llegó al descanso con el marcador inicial y con ganas de recargar las pilas. Los amarillos, viendo el empuje sevillista, respiraron cuando el colegiado dio por finalizado el primer acto.

Disputada segunda mitad entre Cádiz y Sevilla 

Los amarillos salieron muy enchufados en el inicio de la segunda mitad y empujaron a su rival con ganas hasta tal punto de que en una sensacional jugada de ataque inauguraron el marcador para ponerse por delante. El centro pasado al segundo palo fue cabeceado atrás por Negredo y desde el punto de penalti entró Salvi para empalar con la diestra a gol.

El Sevilla estaba noqueado, ya que en un abrir y cerrar de ojos se vio por detrás en el marcador y presenciando una avalancha de juego que pudo dar mucha más renta, ya que Negredo, a renglón seguido, tuvo el segundo con un espectacular remate de rabona tras centro por la derecha de Álex. Los amarillos vivían sus mejores minutos.

Pero todavía quedaba un mundo, ya que prácticamente se habían consumido 5 minutos de la segunda mitad y el Sevilla FC tenía tiempo y capacidad para sacudirse los golpes y rearmarse para ir a por su rival.

Con el paso de los minutos los visitantes fueron generando más juego y volvieron a merodear con peligro el área de Cifuentes hasta que lograron nivelar. En el 64’ un recién incorporado De Jong cabeceó al segundo palo el centro por la derecha pasado de Navas.

Ninguno dio por bueno el empate  

El encuentro entró en una fase de auténtica precaución por parte de ambos equipos, ya que ninguno de los contrincantes daban el empate por bueno a la vez que eran conscientes de que la balanza se podía inclinar hacia cualquier lado.

Tanto Álvaro Cervera como Julen Lopetegui movieron sus respectivos banquillos y las numerosas sustituciones dieron refresco a los equipos y fue precisamente Munir, otra de las incorporaciones, el que hizo el segundo y definitivo tanto sobre la bocina. El exjugador del FC Barcelona aprovechó un pase medido de Jordán para remontar el encuentro.

Ya en el añadido y con todo el equipo volcado el Sevilla FC hizo el tercero con una rápida contra de Munir con pase atrás a Rakitic.