Trece de los 15 detenidos el pasado jueves 24 de septiembre por agentes de la Guardia Civil tras un alijo en la playa Varadero de San Pedro Alcántara, en el municipio malagueño de Marbella, han ingresado en prisión. Los otros dos, menores de edad, pasaron a disposición de la Fiscalía de Menores, según han informado a Europa Press fuentes del instituto armado.

Los hechos de la denominada operación ‘Castor’ tuvieron lugar alrededor de las cinco de la madrugada del jueves en una playa marbellí. La Guardia Civil detectó una embarcación sospechosa, estableciendo para ello un operativo que dio como resultado la detención de 15 personas, dos menores, a las que sorprendieron in fraganti cuando desembarcaban la droga.

Los agentes de la Guardia Civil interceptaron cuatro vehículos y en el interior de uno hallaron unos 400 kilos de hachís en 12 fardos. Precisamente, uno de ellos, lo utilizaron para embestir a un coche del instituto armado, al que causó desperfectos pero sin provocar heridas a los dos agentes que viajaban en él.

Tras verse rodeados, varios emprendieron la huida en un coche a alta velocidad, sin dudar en embestir a un vehículo oficial de la Guardia Civil. Además, chocaron contra un coche particular cuyo conductor resultó herido y tuvo que ser atendido por los servicios médicos.

Los arrestados forman parte de una organización criminal dedicada al alijo de hachís desde las playas malagueñas, precisaron las mismas fuentes. En el operativo, los agentes de la Guardia Civil estuvieron apoyados por efectivos de la Policía Local de Marbella y de la Policía Nacional.

Esta semana, en la madrugada del lunes al martes, se produjo otro alijo, en esta ocasión en una playa del municipio malagueño de Mijas. En la huida, uno de los vehículos embistió frontalmente al de la Guardia Civil, causando heridas leves a dos agentes. Así, comenzó una persecución que finalizó en la localidad de Fuengirola.

Golpe al narcotráfico

La Guardia Civil ha vuelto a asestar un duro golpe a las bandas de narcotráfico de la ciudad de Algeciras. Antonio Tejón, uno de los cabecillas del Clan de ‘los Castañas’, ha ingresado en prisión. Tejón fue detenido el pasado martes 15 de septiembre en el marco de la operación ‘Dismantle’, la cual sigue abierta con, hasta el momento, 50 personas detenidas.

Según explica la Guardia Civil, la operación se inició el pasado mes de marzo cuando se tuvo conocimiento de un narcoembarcadero. Las personas, que controlaban el narcoembarcadero, estaban relacionadas directamente con el clan de los Castañas.

Tras meses de investigación, la Guardia Civil averiguó que la organización funcionaba a modo de cooperativa. Los narcos contaba con dos ramas operativas y otra de logística en Algeciras.

Por su parte, cada una de las ramas operativas contaba con una «sucursal» en caso de que les impidiera operar en su zona de «confort». Por ello, operaban tanto en el río Guadalquivir como en Huelva. En uno de los alijos perpetrados por dicha red en Sotogrande falleció uno de los implicados en el mismo.

Por su parte, los miembros de la red tomaban extremas medidas de seguridad. De hecho, había personas con medios aéreos no tripulados para controlar los movimientos de las patrullas.

Además, los pilotos de las embarcaciones del grupo usaban barcos pesqueros. Su uso era principalmente de parapeto, para evitar ser vistos desde la costa.

Durante la investigación, la Guardia Civil descubrió que la organización contaba con tres narcoembarcaderos. En ellos, los narcotraficantes hacían tareas de botadura y puesta a punto de las narcolanchas.

En la operación han participado 400 guardias civiles de las Comandancias de Algeciras, Málaga, Cádiz, Huelva, Sevilla y Ciudad Real. Sin duda, un paso más para acabar con el narcotráfico en Cádiz.