El Unicaja Málaga logró su primera victoria de la temporada en su visita al MoraBanc Andorra con un sufrido 78-81. Los malagueños, que perdieron antes del encuentro a Axel Bouteille por un esguince de tobillo, se sobrepusieron al acierto exterior del conjunto pirenaico y remontaron en un gran último cuarto.

Brizuela, con 20 puntos y 18 de valoración, el mejor del Unicaja en un encuentro en el que los puntos de Alonso fueron decisivos. Gran debut de Yannick Nzosa, con 10 puntos, 3 rebotes, 2 tapones y 14 de valoración; convirtiéndose en el 2º jugador más joven en debutar con el equipo, con 16 años y 10 meses, adelantando a Domas Sabonis.

El intercambio de golpes inicial se rompió con dos triples del MoraBanc Andorra que abrieron brecha en el marcador (13-6). El acierto desde el perímetro fue una constante del conjunto local (5/7 en total en el cuarto), personificado en un inspirado Jelínek (3 triples, uno con adicional), lo que ahondó más en la brecha (23-13). El Unicaja, desacertado, se agarraba a Brizuela para mantener a flote a los malagueños (25-17).

Con Brizuela empeñado en reflotar al conjunto, su unión con Abromaitis estrechó el electrónico hasta el 27-24. Sin embargo, un intenso Paulsson y la intimidación bajo aros de Dime volvieron a darle margen al MoraBanc Andorra (34-34).

Ahí, los de Casimiro intensificaron su labor defensiva y, con Brizuela en racha (13 puntos al descanso), lograron la remontada materializada por Yannick Nzosa, que se convirtió en el 2º jugador más joven en debutar en la historia del Unicaja, con 16 años y 10 meses, superando a Domas Sabonis. Con la canasta de Nzosa, se cerró un 2-14 de parcial por tanto, se llegó al descanso por 36-38 y todo por decidir.

La inercia positiva continuaba en el equipo malagueño, recomponiéndose a un intercambio de triples inicial. Con 41-49, sin embargo, los árbitros señalaron falta técnica a Waczynski por flopping, lo que le supuso la descalificación al habérsele pitado una más con anterioridad en el segundo cuarto.

Fueron minutos convulsos en los que una nueva técnica por simulación le fue señalada a Alonso, lo que propició que Hannah, desde el tiro libre, fuera calentando motores para, con un triple, darle la iniciativa a los pirenaicos (49-45).

Un 7-0 de parcial que, a pesar de los arrebatos de Alonso y Alberto Díaz, se acabó ampliando gracias a las buenas acciones de Paulsson hasta el 64-54 a falta del último cuarto.

En el último parcial emergió la figura de Yannick Nzosa. El debutante reenganchó al equipo al partido con 4 puntos consecutivos, siendo clave con su intimidación atrás. Con el joven pívot activo, la defensa malagueña se engrasó, propiciando la remontada malagueña tras canasta del congoleño (66-68) para un parcial 2-14.

Pero Hannah y Senglin se empeñaron en vender cara la derrota gracias al acierto exterior. Con Darío Brizuela contrarrestando los puntos andorranos, un triple de Francis Alonso a falta de 28 segundos pareció sentenciar el choque (75-80).

Hannah, con otra bomba desde el perímetro, le dio emoción a un choque que se cerró con un tiro libre de Abromaitis. Hannah, sobre la bocina, falló, consiguiendo el Unicaja su primer triunfo de la temporada. Brizuela, con 20 puntos, fue el máximo anotador, así como el más valorado (18).