¿La solución al Alzheimer?: la protección que ofrecen los cromosomas femeninos 

El nuevo estudio ayuda a explicar por qué las mujeres sobreviven más tiempo y con síntomas menos graves

Las mujeres con Alzheimer viven más que los hombres con la enfermedad, y los científicos de la Universidad de California en San Francisco ahora tienen evidencia de investigación en humanos y ratones de que esto se debe a que tienen protección genética contra los estragos de la enfermedad, según publican en la revista ‘Science Translational Medicine’.

Por tener un segundo cromosoma X, las mujeres obtienen dos «dosis» de una proteína protectora de un gen que solo existe en este cromosoma sexual femenino. Algunas personas, tanto hombres como mujeres, tienen una variante especialmente potente de este gen, que se llama KDM6A, que les brinda aún más protección. Pero, debido a la forma en que funcionan los cromosomas sexuales, las mujeres tienen dos copias de este gen que producen la proteína protectora.

El nuevo estudio ofrece un primer vistazo a cómo los cromosomas sexuales afectan la vulnerabilidad al Alzheimer. Y ayuda a explicar por qué las mujeres sobreviven más tiempo y con síntomas menos graves que los hombres durante las primeras etapas de la enfermedad.

«Este hallazgo desafía un dogma de larga data de que las mujeres son más vulnerables al Alzheimer», resalta la doctora Dena Dubal, profesora asociada de neurología en la UCSF. Más mujeres que hombres tienen Alzheimer porque sobreviven hasta edades más avanzadas, cuando el riesgo es mayor. Pero también sobreviven con la enfermedad durante más tiempo».

Si bien gran parte del segundo cromosoma X de una mujer está «silenciado» por una capa externa de ARN no codificante, una pequeña cantidad de genes escapan de este proceso, tanto en ratones como en humanos, dando a las hembras el doble de la dosis de las proteínas codificadas por esos genes.

Los investigadores se concentraron en uno de estos genes activos, que ya se sabe que está involucrado en el aprendizaje y la cognición: cuando este gen funciona mal, causa el síndrome de Kabuki, caracterizado por un retraso en el desarrollo y una discapacidad intelectual de leve a grave.