La Bienal se despide del Monasterio de San Jerónimo con un flamenco más varguandista

Tras la propuesta ‘flamencoelectrónica’ que invadió este emblemático espacio, en los próximos dias se abrirán nuevas puertas al flamenco «más inquieto»

La Bienal de Flamenco de Sevilla se despide del Monasterio de San Jerónimo de la capital, en el barrio del mismo nombre, y tras la propuesta ‘flamencoelectrónica’ que invadió este emblemático espacio la semana pasada, las citas de estos días abrirán otras puertas al flamenco «más inquieto», ese arte en manos de creadores en búsqueda que muestra su versión más vanguardista.

Este jueves, los granadinos M de Puchero compartirán su ‘flamenco a voces’ con el público de La Bienal. Herederos de Enrique Morente, esta formación nace con vocación de seguir la estela estética abierta por el maestro, dándole a los palos del flamenco un tratamiento polifónico, como detalla el comunicado.

Su propuesta cantaora se basa en el juego armónico de voces de diferente timbre y en la calidad sonora, para ofrecer una nueva versión de los cantes. Reluce de manera significativa la aportación guitarrística del maestro Miguel Ochando, contando con el cante de Antonio Fernández, Fernando Rodríguez y Salvador Fernández, así como con la percusión de Miguel ‘El Cheyenne’.

La banda de folclore andaluz Califato pondrá el viernes en escena ‘Lâ Treçe Puertâ’, un show audiovisual en el que varios músicos y bailaores se suman al espectáculo que el grupo ha estado presentando a lo largo de 2020 por toda España. El show hace un viaje al pasado recorriendo las trece puertas que tuvo Sevilla, buscando la contraposición con el presente hasta chocar de frente con las contradicciones que la hacen única.

Así, The Gardener, Esteban Bove, S Curro / SKLT SLKT, Stay Puft y Lorenzo Soria pondrán su electrónica avanzada en combinación con la música popular andaluza para hacer un ejercicio de memoria histórica y mestizaje futurista, creando así un folklore propio que rescata la herencia escondida en nuestra cultura de los pueblos negros, gitanos, musulmanes y judíos a su paso por Andalucía, hasta recuperar nuestra identidad.

El sábado será el turno para el sevillano Gualberto y su Duende Eléctrico, encargado de poner el cierre de excepción a las noches en el Monasterio. El antiguo componente de los míticos Smash se hará acompañar por el bajo de Daniel Escortel, el sintetizador de Fernando Rodríguez y las percusiones de Toni Manga. Así, el más veterano de los músicos que han pasado por este escenario, guitarra y sitar en mano, desplegará su música mestiza destilada con el paso de los años en mil escuelas. El flamenco, el rock, la lírica, la electrónica, el jazz o la música clásica catalizan el trabajo de este músico que, desde su primera edición, con frecuencia ha integrado la programación de La Bienal.