El PP insiste en que no pactará con el Gobierno «comunista» de Sánchez

La portavoz del PP en el Congreso advierte a Sánchez de que, pese a su maquinaria de marketing, la crisis sanitaria y económica «no hay quien la tape»

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, ha insistido en desechar acuerdos con el Gobierno de Pedro Sánchez, al que define como «socialista y comunista».

Se trata de un veto que aplica tanto a los Presupuestos Generales, como a la renovación de órganos constituciones como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o el Tribunal Constitucional.

Como ya dijo Pablo Casado, líder del PP, el pasado martes 25, Gamarra ha cerrado una vez más la puerta a negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con el Ejecutivo de Sánchez.

El motivo es que su partido «no tiene nada que hablar con un Gobierno de socialistas y comunistas», según ha dicho en declaraciones a la Sexta, recogidas por Europa Press.

Al hilo, ha señalado que esas cuentas públicas, «que no están encima de la mesa» todavía, distarán en todo caso de las alternativas que el PP presenta a los españoles.

A juicio de Gamarra, esos presupuesto del Gobierno de coalición avalará políticas futuras con las que los ‘populares’ no están de acuerdo. «Es obstáculo no solo importante sino contundente», ha enfatizado.

Además, ha apostillado que, en la formación de Casado, tienen claro que tampoco el líder socialista quiere sentarse a negociar los PGE con ellos.

Podemos ataca al Poder Judicial

Del mismo modo, desde el PP señalan que, en la reunión que ambos líderes mantendrán el miércoles 2 de septiembre, tampoco se aceptará una negociación para la renovación de órganos como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Preguntada sobre qué ofrecerá el PP en la reunión que mantendrá con el presidente del Gobierno, Gamarra ha incidido en que presentará tres puntos.
Su ‘plan b’ jurídico, que sea una alternativa al estado de alarma y al confinamiento, su plan b sanitario, y su plan b económico, que ponga sobre la mesa medidas que sirvan para solucionar la crisis no solo del sector turístico.
A su juicio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha activado esta semana «su maquinaria de marketing».
Sin embargo, le advierte de que la realidad de la crisis económica y sanitaria que vive España, y que hace que se sitúe a la cola de los países europeos, «no hay quien la tape».