A la espera de la mejor versión

El Cádiz recibe al Tenerife con la obligación de ganar y aguardar el fallo de los perseguidores para certificar la clasificación para el playoff 

No era ni mucho menos el objetivo marcado para una plantilla confeccionada para mantener la categoría sin demasiados apuros. Pero el techo alcanzado en la pasada temporada y el devenir de la presente casi lo han convertido en una obligación.

Abdullah apunta a titular esta tarde.

El Cádiz afronta hoy una final en Carranza ante un rival que apenas se juega nada en el envite. Entrar en el playoff puede parecer un premio a menor a tenor de como se ha desarrollado la campaña. Después de haber coqueteado incluso con el ascenso directo, el revés final tendría consecuencias muy directas en el ánimo del incansable aficionado.

El calendario había deparado dos rivales duros para estos asaltos finales. Tenerife y Granada se presumían como dos conjuntos muy respetables por muy diversos motivos. El primero truncó las ilusiones amarillas hace un año y se le presuponía un serio candidato a repetir condición de aspirante, mientras el segundo, un recién descendido, contaba con la vitola de favorito, una condición que tiene su correspondiente respaldo económico a la hora de acometer fichajes.

Pero ni uno ni otro han estado a la altura y eso redundará, a priori, en beneficio de los de Cervera que se enfrentarán a conjuntos escudados solo en el orgullo para terminar la temporada de la mejor manera posible. Habría que aclarar que los canarios tienen posibilidades matemáticas, muy remotas pero matemáticas, aunque dependen de segundos y terceros.

Y como la suerte no es completa en el fútbol, los amarillos afrontan estas finales algo mermados en cuanto a efectivos. También es normal, hoy se superan los 40 partidos, a los que hay que unir una Copa en la que se avanzó bastante.

En esta tesitura, el primer asalto de esta noche en Carranza, a partir de las 20:30 horas, se afronta con las bajas de Garrido, el centrocampista con más minutos temporada y Barral, un delantero que estaba encontrando portería en los últimos partidos y cuya aportación se antoja fundamental ahora que la experiencia. A ellos se une la de Salvi, ausente desde hace varias semanas.

Eso obligará a realizar conjeturas con un Álex Fernández que se tendrá que multiplicar en el centro del campo ante la comprobada debilidad física de Abdullah y el escaso convencimiento que Cervera viene mostrando por Eugeni o Fausto Tienza para completar ese trivote.

En Tenerife las aguas han bajado algo revueltas esta semana. Se ha filtrado que miembros de la plantilla ya tienen realizadas sus reservas de viaje para marchar de vacaciones una vez que concluya el último encuentro.

Ese viaje de acusaciones puede convertirse en un arma de filo que afecte al orgullo de los canarios, un conjunto con un presupuesto algo limitado pero en el que se tenían puestas muchas esperanzas en esta temporada y que al final se ha visto incluso obligado a cambiar de entrenador.

Noche de emociones fuertes con un ojo en Carranza y otro el en resto de campos. Una hipotética y poco probable combinación de resultados podría amarrar el objetivo a eso de las diez y media de la noche. Todo es posible.