Granada muestra su apoyo a las personas con Asperger y a sus familiares

El Ayuntamiento ha aprobado una declaración institucional que se basa en apoyo y solidaridad a las personas con síndrome de Asperger y a sus familiares

El Pleno del Ayuntamiento de Granada ha aprobado una declaración institucional, que ha contado el apoyo unánime de todos los grupos. Esta declaración se basa en apoyo y solidaridad a las personas con síndrome de Asperger y a sus familiares.

En la sesión plenaria también ha aprobado una declaración institucional por la liberación del estudiante egipcio Patrick George Zaki.

Así, el texto del acuerdo sobre Asperger adoptado subraya que «dicho síndrome es una condición neurodiversa del espectro autista».  En el Asperger «se demanda la aplicación de los convenios internacionales de atención a los derechos de la infancia y a los de las personas con discapacidad».

Todo ello «para que puedan tener las mismas oportunidades para desarrollarse como personas, a ser respetados y en definitiva a ser comprendidos e integrados, para ser autónomos, aportar a la sociedad y soñar con poder ocupar el espacio que por derecho les corresponde».

En la exposición de motivos, la declaración parte de noviembre 2015. Esa fue la fecha en la que el Congreso aprobara por unanimidad una Proposición No de Ley sobre la Estrategia Española en Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

Este hecho fue «una muestra del compromiso y sensibilización de todas las fuerzas políticas con las más de 450.000 personas con TEA (de los que entre un 18 y un 25 por ciento son Asperger) que hay en nuestro país (un millón si se tiene en cuenta a sus familias) que, a partir de entonces, sentían más cerca alcanzar la igualdad de oportunidades como ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho».

A favor del Asperguer

Seguidamente, los firmantes se hacen conscientes de que este «fue un primer paso que precisa su materialización en un plan de acción».

Además, está «dotado de recursos y medidas específicas que favorezcan la sensibilización, identificación y respuesta a las necesidades de las personas dentro del espectro en las diferentes áreas y etapas de su ciclo vital».

Por ello «es importante recordar que el compromiso de materializar dicho plan en el plazo de un año sigue aún, más de cuatro años después, sin ver la luz ni materializarse».

El texto de la declaración institucional hace asimismo referencia al hecho de que «siguen sufriendo aún la incomprensión». Refiriéndose a la educación, «aún falta mucho por hacer». Además, llama la atención sobre «la alta incidencia del acoso escolar, bullying o maltrato».

Al respecto, concluye: «insistimos en que la discapacidad se supera cuando el entorno es solidario, mientras tanto son imprescindibles leyes de protección».

«Se necesita, pues, aún más formación de los profesionales para la detección en aulas y en consultas, de las personas con TEA o síndrome de Asperger».