Juan José Téllez reúne 40 años de referentes en ‘Crónicas urbanas’

La editorial Cazador, a través de su colección Viento Verde, lanza una recopilación de poemas del autor gaditano

La editorial Cazador, a través de su colección reservada para la poética, lanza ‘Crónicas urbanas, 40 años después’, un paseo sentimental y referencial de uno de los autores contemporáneos más importantes de la literatura gaditana: Juan José Telléz.

Nacido en Algeciras en 1958, Téllez es poeta, novelista, ensayista, periodista, guionista… y ha trabajado en todos estos frentes tan exigentes de la escritura con el denominador común de la calidad y la honestidad, el amor por su provincia y sus raíces culturales y la pasión por el poder de la palabra para encontrar la verdad.

‘Crónicas urbanas’, que se presenta este lunes, día 27 de enero, a partir de las 20 horas en la Fundación Caballero Bonald en Jerez (calle Caballeros, 17) es una recopilación de poemas y pequeños artículos de firmas que reconocen a Téllez como uno de sus maestros. De lo primero, de la obra en verso del gaditano, el propio autor explica el origen: “Aunque no se le menciona, este libro surge también de mi estrecha relación con Fernando Quiñones, mi padre literario –como ya he contado en numerosas ocasiones– y que firmaría, dos años más tarde, el prólogo de mi libro siguiente, ‘Medina y otras memorias’”.

Pero no solo eso, sino que se detallan las motivaciones personales y estéticas: “En las dedicatorias de ‘Crónicas urbanas’, se vislumbra mi adicción a la ecología temprana, al urbanismo –hay un poema dedicado a Ricardo Bofil por influencia de José Agustín Goytisolo y su ‘Taller de arquitectura’–, la música –Hilario Camacho, Luis Eduardo Aute, el flamenco, el jazz—y a la amistad, que festejo en textos dedicados a José Chamizo, Juan Gómez Macías a través de la poesía de Onofre Rojano, o Manuel Jesús Ruiz Torres, con quien habría de crear ese año el Colectivo del Sur, que editaría desde el Campo de Gibraltar la revista ‘Cucarrete’.

Con anterioridad, yo había contribuido a fundar en Cádiz, en 1977, el colectivo y la revista ‘Jaramago’, con Rafael Marín, a quien nunca podré pagarle su lealtad y su memoria a la hora de rememorar aquellos años en sus novelas ‘El anillo en el agua’ y ‘El niño de Samarcanda’. De aquel ámbito, formaban parte el formidable poeta y actor José Ángel González, el cantautor Juan Mariscal, los activistas Leo Hernández, Dori Barrios o Juan Andrés Mateos, el dibujante Miguel Martínez, el periodista Fernando Santiago o Ana Sánchez, con la que transité del amor juvenil a la querencia fraterna de por vida”.

Todo esto convierte a ‘Crónicas urbanas’ en un testimonio de primera mano sobre la historia de la literatura gaditana desde la irrupción de la democracia hasta nuestros días de globalización e inmediatez.

‘Crónicas urbanas’ se enmarca en la Colección Viento Verde, de la editorial gaditana Cazador, que vuelve a apostar por un autor nacido en la provincia y, en esta ocasión, con un nombre consagrado que se une a la irrupción de nuevas voces que caracteriza la línea más poética de la editorial.

Cazador está dirigida por Carmen Moreno y a finales de este 2019 celebró sus primeros cinco años de existencia. A lo largo de este lustro ha publicado casi 200 obras de todo tipo (novela, ensayo, cuentos, poesía…) y en géneros que van desde el terror a la fantasía, pasando por la intriga o la narrativa juvenil.

Al mismo tiempo, cuenta con una amplia presencia de escritores originarios de la provincia de Cádiz. “Apostamos por los escritores que tienen algo que contar y lo hacen bien. Tendremos autores con un recorrido ya sólido e intentaremos dar una oportunidad a aquellos que tienen, según nuestro criterio, suficiente calidad para ser editados y publicados”, asegura en su manifiesto fundacional.

Pero no solo hay autores gaditanos. También los hay de impacto internacional. En este sentido, ha editado a relevantes autores como Elia Barceló, Lola Robles, Virginia Pérez de la Puente, Sofía Rhei, Jesús Relinque, Alicia Pérez Gil, Miguel Aguerralde… También ha recuperado clásicos de Emilia Pardo Bazán o Pedro Muñoz Seca y ha obtenido premios como el de la Crítica de Valencia en 2016 o el Premio Ultratumba 2017 a la mejor editorial de género.