Reino Unido no va a perder tiempo con la vacuna de Oxford.  Desde el próximo 2 de noviembre llegará a todos los hospitales de Londres la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford. Y a los laboratorios AstraZeneca para que sea administrada a los sanitarios en primer lugar. 

Fuentes sanitarias británicas han informado que los lotes de la vacuna contra el Coronavirus de Oxford Astra-Zeneca están preparados. Y serán enviados la próxima semana a todos los hospitales de la capital. 

Los ensayos de la vacuna están en curso en el Reino Unido. Sin embargo se están haciendo grandes esfuerzos para garantizar que los hospitales de Londres estén a la vanguardia cuando se dé luz verde para su administración. Comenzará por el personal que está en primera línea.

Ensayos clínicos

Según los informes, otros ensayos clínicos se han detenido para garantizar que miles de empleados de primera línea puedan ser vacunados. Todo tan pronto como las autoridades oficiales den el visto bueno para su administración a esta;  además se están preparando medidas de seguridad adicionales, según ha publicado The Sun.

Un portavoz del Departamento de Salud Pública británica informó que «el Sistema sanitario público británico (NHS) tiene un historial probado en la implementación de programas de vacunación y trabajará con socios existentes en todo el sistema de salud para garantizar que la vacuna contra el covid-19 se pueda implementar de manera segura y efectiva.

«Ahora sabemos que la vacuna está haciendo todo lo que esperábamos y eso es solo una buena noticia en nuestra lucha contra la enfermedad”. Lo ha asegurado l director de la investigación, David Matthews, doctor de la Facultad de Medicina Celular y Molecular de Bristol.

Según el experto la vacuna contra el Coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca funciona de forma eficaz: “Este es un estudio importante, ya que podemos confirmar que las instrucciones genéticas que sustentan esta vacuna, que se está desarrollando lo más rápido posible de manera segura, se siguen correctamente cuando entran en una célula humana”.

Hace apenas una semana saltaban las alarmas después de la muerte de un voluntario que participaba en el ensayo. Aunque las fuentes interesadas descartaron las dudas sobre su seguridad tras afirmar que el fallecido había recibido un placebo.