La Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía en la provincia de Málaga puso el pasado 21 de octubre a disposición judicial como investigada a la madre de un bebé por un presunto delito de lesiones (maltrato prenatal), debido a la confirmación, por parte del Hospital Costa del Sol de Marbella, de que el recién nacido había dado positivo en cocaína, presentando síndrome de abstinencia neonatal.

Ante los hechos, el Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía procedió a la retirada del recién nacido. La investigación, por parte de los agentes del Área de Protección al Menor de la Unidad de Policía Adscrita, se inició el 8 de octubre por el requerimiento del Servicio de Protección al Menor del Gobierno de Andalucía. Solicitaba el auxilio policial para proceder al desamparo de un menor de 18 días.

Así, ante la posible obstrucción por parte de los padres, la Unidad de Policía Adscrita estableció varios dispositivos. Uno en el hospital donde se encontraba el bebé; y otro en la localidad malagueña de Fuengirola, donde se encontraban los domicilios familiares de los progenitores.

Según ha informado la Junta de Andalucía, se procedió a ejecutar las medidas establecidas, retirando al bebé de sus padres y del que se hizo cargo el Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía, que designó para su cuidado a una familia de acogida urgente.

Posteriormente, se procedió a la información de derechos como investigada no detenida a la madre, por un presunto delito de lesiones (maltrato prenatal). Debido a la confirmación por parte del hospital de que tanto el bebé como la madre habían dado positivo en cocaína. La investigación se dio por finalizada con la tramitación del correspondiente atestado policial y su remisión a la autoridad judicial.

Ocultan cocaína en el pañal de un bebé en Córdoba

El pasado 27 de marzo la Guardia Civil detectó un vehículo en el que viajaban tres personas, una de ellas un bebé, cuyo conductor pretendió darse a la fuga para evitar ser identificados en un punto de verificación e identificación de vehículos y personas establecido en uno de los accesos a la localidad, motivado por el decreto de estado de alarma producido por el Covid-19.

Una vez interceptado, ante el nerviosismo mostrado por los ocupantes y tenerse fundadas sospechas de que pudieran transportar algún tipo de droga; el vehículo y los ocupantes fueron trasladados al puesto de Pozoblanco para efectuar un reconocimiento más exhaustivo de los mismos.

Llegados a las dependencias policiales, ante la insistencia y perseverancia de los agentes, la mujer admitió que la droga la transportaban oculta en el interior del pañal que portaba el bebé que viajaba con ellos, haciendo entrega seguidamente de la misma.

Los detenidos, para evitar ser registrados por los agentes, comenzaron a toser continuamente. Además, manifestaban ser posibles portadores del Covid-19. Por ello, una vez encontrada la droga, admitieron que era falso.

Al respecto, la droga intervenida resultó ser cocaína, la cual tras su pesaje alcanzó un peso de unos 27 gramos.