Hace poco más de una semana, Kiko Rivera sorprendía a propios y extraños al contar, en el plató de «Sábado Deluxe«, que está atravesando por una depresión de la que no sabe cómo salir. Una confesión que ni siquiera su propia familia – encabezada por la propia Isabel Pantoja – imaginaba. Aunque tanto la tonadillera, como su hermana Isa y su prima Anabel Pantoja han hablado en televisión del espinoso asunto, por el momento ni Cayetano ni Francisco Rivera se han pronunciado públicamente sobre el mal momento anímico de su hermano.

Quién sí se ha pronunciado sobre la depresión de Kiko ha sido su cuñada, Eva González, a la que hemos podido ver saliendo de una gasolinera en Sevilla. La presentadora, muy seria y sorprendida cuando le hemos preguntado por el hijo de Isabel Pantoja, simplemente ha soltado un suspiro acompañado de un «madre mía». Y es que la mujer de Cayetano, muy discreta, prefiere no desvelar si el torero ha podido hablar con su hermano ni tampoco qué le ha parecido la comentada llamada de la tonadillera reprochando públicamente a su hijo que contase en un plató su depresión.

Kiko Rivera y Canal Sur

Kiko Rivera ha tenido la carrera de comentarista deportivo más breve de la historia de la radio. Tras las feroces críticas y mofas que recibió tras su debut en Canal Sur Radio comentando el partido del Sevilla, la presión ha podido con el hijo de Isabel Pantoja. Esta mañana y a través de unos tuits de lo más contundentes, renunciaba a su nuevo trabajo.

Tras este nuevo varapalo profesional, Kiko continúa con su rutina, pero sin poder disimular la decepción sufrida. Las críticas tras su debut como comentarista deportivo han sido constantes en todos los medios, incluso en el Parlamento de Andalucía. El Dj, cabizbajo, prefiere guardar silencio y no hablar de su breve y fallido nuevo rumbo profesional.

El comentarista debutaba en la final de la Súper Copa de Europa que enfrentó al Sevilla FC frente al Bayern de Munich. El partido terminó con victoria bávara, pese al buen papel del conjunto andaluz, aunque eso, sin duda, fue lo de menos para Kiko Rivera. Durante su estreno recibió innumerables mensajes críticos. Asimismo, Canal Sur tampoco se escapó de los comentarios de sus oyentes, pese a que la cadena autonómica anunció que por cada participación de Kiko Rivera en sus retransmisiones cobraría 85 euros. Sin duda, el intento de jugada maestra por parte de Canal Sur no tuvo el efecto esperado y Kiko Rivera y su millón de seguidores se quedarán huérfanos de los comentarios del DJ.