Terribles palabras a una niña: «Eres una carga para la sociedad. No deberías haber nacido»

Un varón con ‘discapacidad moral’ y ‘graves carencias en ética’ ha lanzado unas palabras durísimas a una pequeña de tan solo cuatro años en silla de ruedas

El suceso ha tenido lugar en la ciudad de Cheshunt, Hertfordshire, en el país de Inglaterra en Reino Unido, según publica el digital británico The Mirror.

Un varón adulto se ha acercado a una niña de cuatro años en silla de ruedas diciéndole que era una  «carga para la sociedad» y que no debería estar viva.

La pequeña Quinn Ross ha quedado «traumatizada». Emma, la madre de la niña de 32 años de edad, quien se encontraba con su también hijo Alex, de diez años, en un callejón, logró alejar al hombre de ellos e indica que fue algo espantoso: «El hombre le gritaba en la cara, diciendo que no debería haber nacido, que era una carga para el NHS, una carga para la sociedad y que debería haberla abortado si hubiera sabido que iba a ser discapacitada».

Añade la mamá de Quinn que «Lo aparté, caminé hacia la escuela y fue la escuela la que llamó a la policía». La comisaría de Cheshunt ya está investigando el crimen de odio».

Hay que destacar que la pequeña tiene la enfermedad de Perthes, una rara afección infantil que afecta la cadera, haciendo que le duela caminar.

Emma manifiesta que tras este terrible incidente, Quinn tiene miedo a los hombres y no le gusta salir en su silla de ruedas.

Un portavoz de la policía de Hertfordshire ha informado esta semana: «Una niña de cuatro años de Cheshunt que fue abusada verbalmente de camino a la escuela porque se encontraba en una silla de ruedas, ha sido apoyada por oficiales de policía especializados. Quinn Ross, quien sufre de una rara condición llamada enfermedad de Perthes, la cual afecta la parte superior del hueso del muslo en la articulación de la cadera, estaba en un callejón cuando un hombre le gritó».

PC Terasa Holden, oficial de delitos de odio de la Policía de Herts, ha indicado por su parte que el delito, que tuvo lugar el mes pasado, se ha clasificado como un delito de odio por discapacidad, y agregó: «Un delito de odio es cuando alguien es atacado debido a su discapacidad o dificultades de aprendizaje, raza, religión, creencias o sexualidad. Nadie debería preocuparse por salir de casa y enfrentar el abuso, particularmente una niña que tiene mucho dolor para caminar a la escuela debido a una condición médica rara».