La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han intervenido 1.095.000 mascarillas tipo KN95, 1.600 teléfonos móviles, accesorios de telefonía y ropa que iban a ser embarcados en un ferry destino a Orán (Argelia). Por todo ello, se investiga a cinco personas por un delito de contrabando.

Los agentes encargados del control de mercancías y vehículos en el puerto de Almería localizaron la mercancía incautada en el fondo de cuatro semirremolques sin paletizar en cajas de diferentes tamaños y mezclada entre carga legal, para dificultar la acción inspectora que se lleva a cabo en el P.I.F. (Punto de Inspección Fronteriza), según una nota de la Guardia Civil.

La mercancía intervenida, cuyo valor supera los 3.600.000 euros, no venía reflejada en la documentación presentada, y se investiga a cinco personas por delito de contrabando tras el estudio de dicha documentación.

Este tipo de prácticas, además del daño en el ámbito de la propiedad industrial y su impacto económico, supone un riesgo para el consumidor final al carecer de controles de calidad y seguridad que garanticen tanto los procesos de fabricación como los materiales (textil, químicos o complementos) empleados para su elaboración, según Guardia Civil.

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria conforman la Unidad de Análisis de Riesgos. Su principal cometido es realizar actuaciones dirigidas a evitar robos, fraudes y comercio de artículos falsificados o no declarados; así como fomentar las actividades informativas y formativas dirigidas a comerciantes y consumidores sobre seguridad en el ámbito comercial. Uno de los objetivos es que se aprenda a distinguir los fraudes y sepan cómo actuar ante ellos.