Estafan hasta 5.000 euros en alquileres inexistentes de viviendas

Los detenidos ofrecían alquileres ficticios en El Rompido y el Portil (Huelva) a través de Internet, pidiendo un anticipo de 300 euros

La Guardia Civil ha detenido a tres personas, una de ellas menor de edad, por un delito continuado de usurpación de identidad y de estafas inmobiliarias a través de la red.

Los detenidos ofrecían por Internet alquileres ficticios en El Rompido y el Portil, en Cartaya (Huelva), pidiendo un anticipo de 300 euros. En total, han estafado hasta 5.000 euros.

Según ha informado el Instituto Armado en nota de prensa, la investigación se inició cuando tuvieron conocimiento de la supuesta estafa que había sufrido una perjudicada.

Esta realizó una transferencia bancaria de 300 euros en concepto de anticipo de alquiler de una vivienda vacacional anunciada en Internet, en el núcleo de Nuevo Portil en Cartaya (Huelva).

Usurpación de identidad

Así, días después, los agentes tuvieron conocimiento de hechos similares respecto a una vivienda que anunciaba igualmente su alquiler por la red, esta vez en El Rompido.

Casualmente en esta habían utilizado la identidad de la perjudicada anterior figurando como autora del anuncio. Con la particularidad de que, en ambos hechos, coincidía cuenta bancaria y teléfono de contacto del supuesto arrendador.

En el transcurso de las investigaciones, los agentes averiguaron que el autor intelectual de los hechos se alojó con anterioridad en una de esas viviendas.

De dicha estancia extrajo, al parecer, fotografías que luego utilizaba de reclamo publicitario en la red para realizar las estafas.

Además, esta persona utilizaba la cuenta bancaria de un tercero a cambio de una comisión para recibir los anticipos de los alquileres estafados.

De esta forma, el dinero era extraído en efectivo por un menor de edad que entregaba el dinero a su madre biológica y ésta, a su vez, al autor de los anuncios.

Por todo ello, el pasado lunes 24 de agosto, la Guardia Civil detuvo a las tres personas relacionadas con las estafas. Estas han pasado a disposición judicial junto con las diligencias instruidas.

Hasta el momento, se estima que el importe estafado asciende a 5.000 euros. No obstante, las investigaciones aún no han sido finalizadas y dicha cantidad puede aumentar a lo largo de su desarrollo.

De este modo, el puesto principal de la Guardia Civil de Cartaya continúa con la investigaciones y no descartan la existencia de más perjudicados por hechos similares.