Desarrollan un algoritmo para calcular cuántos infectados podría haber en un aula

Los investigadores rastrearon los resultados de las pruebas en más de 33.000 niños de 28 hospitales en 25 regiones de todo Estados Unidos

Un nuevo estudio del UCSF Benioff Children’s Hospitals, asociado a la Universidad de California, muestra que los datos públicos y una ecuación simple pueden ser todo lo que se requiere para estimar la cantidad de estudiantes infectados que podrían estar en un aula. El resultado puede ayudar a las autoridades escolares a tomar decisiones difíciles sobre si es seguro que los estudiantes regresen al aula y en qué número.

En el estudio, que se publica en la revista ‘JAMA Pediatrics’, los investigadores compararon la prevalencia del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, entre niños asintomáticos y encontraron que reflejaba aproximadamente la cantidad de casos locales confirmados en la población general.

Los investigadores rastrearon los resultados de las pruebas del SARS-CoV-2 en más de 33.000 niños de 28 hospitales en 25 regiones de todo Estados Unidos, que habían sido evaluados de forma rutinaria antes de someterse a procedimientos quirúrgicos o atención médica no relacionada con el virus.

Se encontró que unos 250 pacientes tenían COVID asintomático, la manifestación más común del virus en los niños. Estos pacientes representaron el 0,65 por ciento de todos los pacientes pediátricos evaluados, o uno de cada 155, aunque van del 0 al 2,2 por ciento, según la región.

Luego, los investigadores compararon los datos de cada hospital con los casos confirmados semanalmente en el área de influencia del hospital, disponibles en el Centro de Investigación de Coronavirus Johns Hopkins.

«Descubrimos que había una relación lineal entre la prevalencia de infecciones por SARS-CoV-2 en la población pediátrica asintomática y los casos en la población general, y que esta relación era constante en todas las regiones –resalta el autor principal Dylan K. Chan, de la División de Otorrinolaringología Pediátrica de la Universidad de California–. Una región que tenía una tasa dos veces más alta de COVID en la población general en comparación con otra región, tenía una tasa dos veces más alta de infecciones pediátricas asintomáticas».