Seis guardias civiles, tres policías y siete vigilantes heridos en el CETI de Melilla

Segundo día de protestas de este colectivo. Exige su salida a la península por temor a contagiarse tras dar positivo cuatro de los cerca de 1.400 inmigrantes acogidos 

El número de agentes heridos por el intento de motín en el Centro de Estancia Temporal Inmigrantes (CETI) de Melilla se eleva a seis guardias civiles y tres policías nacionales, según ha informado un portavoz de la Delegación del Gobierno.

A ellos hay que sumarles además a siete vigilantes de seguridad del centro que también han resultado lesionados. También ha aumentado el número de detenidos, en concreto de diez a 26 amotinados.

Un amplio dispositivo de la Guardia Civil y Policía Nacional está intentando controlar la situación desde pasadas las 13,30 horas con el uso de abundante material antidisturbios.

Este es el segundo día de protestas de este colectivo que exige su salida a la península. Estas protestas llegan por temor a contagiarse tras dar positivo cuatro de los cerca de 1.400 inmigrantes acogidos en este centro dependiente del Ministerio de Trabajo y Migraciones.

Un portavoz de la Delegación del Gobierno ha explicado que «por segundo día consecutivo, un grupo de unas 200 personas están protestando en el CETI, pidiendo su traslado a la península».

Al respecto, ha destacado que «se ha personado una fuerte presencia policial en el lugar, concretamente un total de 13 patrullas de la Guardia Civil, de la Jefatura Superior de Policía y de la Policía Local».

Con piedras y objetos contra los agentes 

La citada fuente ha señalado que «algunas de las personas que protestaban han llegado a arrojar piedras y objetos contra los agentes e incluso algunos residentes han protagonizado intentos de escapar saltando el recinto del CETI».

Como consecuencias de estos hechos, según ha aseverado, seis guardias civiles y tres agentes de la Policía Nacional han resultado heridos al ser alcanzados por las piedras y han sido atendidos por sanitarios del 061.

Por lo que se refiere a los vigilantes privados, son siete los que han requerida asistencia médica por el impacto de piedras.

Por último, evacuaron a una trabajadora del CETI ante el estado de nerviosismo causado por la gravedad de la situación.