Agrede a su mujer y la amenaza de muerte con una pistola en Sevilla 

El detenido le propinó a su mujer un puñetazo y la obligó a conducir mientras la amenazaba diciéndole que le «iba a reventar la cabeza»

Un individuo de 33 años ha sido detenido por un presunto delito de violencia de género que habría tenido lugar en la zona de San Jerónimo (Sevilla) sobre su esposa, a la que habría agredido y amenazado de muerte con una pistola.

Los hechos, según el Ayuntamiento hispalense, sucedieron sobre las 3,15 de la madrugada del pasado domingo, cuando una patrulla de agentes de la Policía Local que circulaba por el Polígono Industrial San Jerónimo fue requerida por una mujer que se apeó de un turismo estacionado y pedía auxilio gritando «me quieren matar con una pistola».

Mientras uno de los agentes auxiliaba y protegía a la mujer, el otro se dirigió al turismo, donde observó cómo un varón, que permanecía sentado en el asiento del acompañante y trataba de ocultar una pistola.

En ese momento el agente, haciendo uso de su arma reglamentaria, conminó al varón a que abandonase el arma y que se tirase al suelo. Tras unos momentos de tensión, los agentes lograron su detención.

La agredió y amenazó asegurandole que le iba «a reventar la cabeza»

La víctima, una mujer de 30 años de edad, explicó a los agentes que venían de tomar unas copas con unos amigos desde la localidad de Gines y que conducía su marido. Al llegar a la Glorieta de San Jerónimo, este varón detuvo el vehículo y la obligó a conducir, propinándole un puñetazo en el rostro primero y esgrimiendo el arma posteriormente asegurando que le iba «a reventar la cabeza».

Si bien se trata de una pistola de fogueo, esta arma presentaba las transformaciones necesarias tanto en el cañón como en los mecanismos para permitir fuego real.

La Policía trasladó al detenido a dependencias policiales para ser puesto a disposición judicial. El edil de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha destacado «la rápida intervención y la profesionalidad de los agentes que fueron capaces de reducir al sospechoso a pesar de que iba armado y resultaba muy peligroso», así como la atención la víctima.

«Recordamos que existe el teléfono 016, que es gratuito y que no deja huella en la factura de teléfono, y que facilita ayuda a cualquier mujer que se enfrente a cualquier tipo de violencia sólo por el hecho de serlo», ha agregado.