Cádiz: Año I después de la primera victoria de Kichi

Se cumple un año del primer triunfo en las urnas de la formación encabezada por José María González

26 de mayo, una fecha histórica, un día que no olvidarán fácilmente los integrantes de Adelante Cádiz, formación política que conseguía un histórico triunfo en la Tacita de Plata hace hoy justo un año.

Al frente de la misma, José María González, Kichi (como él mismo decidió que apareciese en la lista), que, después de cuatro años en el poder gracias al acuerdo de investidura con el PSOE, se enfrentaba al reto de intentar ganar el bastón en las urnas y sin necesidad de pactos con terceros.

Para lograrlo, su principal oponente, Teófila Martínez, se había bajado de la carrera por la Alcaldía. La exregidora gaditana se marchaba con la satisfacción de haber ganado consecutivamente todas las convocatorias electorales desde 1995. Juancho Ortiz se enfrentaba al enorme reto de alargar su sombra.

El resultado electoral demostró que Cádiz es una ciudad muy personalista a la hora de decantar su voto. Tras dos décadas de un dominio abrumador de la derecha, la opción política más antagónica ganaba de calle las elecciones rozando la mayoría absoluta.

Kichi y su empatía no tuvieron enemigos aquel 26 de mayo de 2019 y lograron 13 concejales. Juancho Ortiz se quedó muy lejos de los resultados de Teófila, mientras que el socialista Fran González consumaba su descalabro y aceptaba su derrota renunciando a su cargo en la corporación municipal.

Advertisement

Ciudadanos mejoraba sus registros tras la tormenta política desatada con la salida obligada de sus dos anteriores concejales. Ahora vuelven a ser dos, después de que el cabeza de lista, Domingo Villero, abandonase la formación por discrepancias con la dirección nacional. Vox se quedaba a las puertas de entrar en el Ayuntamiento.

Un año después poco o nada ha cambiado en ese panorama político. Bueno en cierta medida sí, ya que Villero en su condición de no adscrito apoya o censura iniciativas de forma personal y sin atenerse a siglas. Eso, en determinadas cuestiones, todavía facilita las cosas más a Kichi.

El PP busca reencontrarse a sí mismo, mientras que el PSOE, muy debilitado tras los últimos resultados, ha dejado a un lado la enorme confrontación que encabezaba Fran González y ha optado por un tono más relajado.

Todo ello dibuja un panorama muy apacible para un alcalde que apenas encuentra oposición en este primer año y que ha gobernado la ciudad con una relativa tranquilidad, a la espera de encontrar sustituto, pues ya ha dejado claro que no se presentará a la reelección.

Enfrente una ciudad que tampoco remonta, con el paro y la limpieza como grandes asignaturas pendientes y que deberá reinventarse para sobreponerse al mazazo que el Coronarivus provocará en el turismo, uno de sus grandes baluartes.