‘Han Solo’, ciencia ficción canalla y crepuscular

La franquicia Star Wars suma un nuevo estreno con el spin off dedicado a uno de sus personajes más carismáticos

Hace mucho tiempo, hubo dos tipos de fans de Star Wars: los seguidores de Luke Skywalker, de la mística del Caballero Jedi y de las siempre atractivas espadas láser; y los que cayeron sucumbidos a los pies de ese llanero solitario sideral que viaja en una nave con forma de ostra y nombre de pájaro acompañado de un gigante peludo que habla con gritos ininteligibles y que acumula en su haber más trampas y deudas que la empresa más ruinosa. Ese piloto temerario y cínico intepretado por Harrison Ford y su sonrisa socarrona: Han Solo. Pues bien, hace unos años, cuando Disney tomó el control de la franquicia de George Lucas prometió una película dedicada a nuestro querido vaquero espacial. Y el 25 de mayo, Día del Orgullo Friki, se estrenó ‘Solo’, ‘Han Solo’ en España.

Con ‘Han Solo’ llega la segunda película spin off de la saga de la Galaxia muy Lejana tras la exitosa y efectiva ‘Rogue One’. Aquella vez pudimos conocer cómo los agentes secretos de la Alianza Rebelde obtenían los planos de la Estrella de la Muerte, el gran desencadenante de la película original, el Episodio IV, ‘A new hope’ o como todos en España siempre la conocimos, ‘La Guerra de las Galaxias’. Era lógico dedicar al menos una película a Han Solo y el momento llegó rodado justo cuando Disney comunicaba sus intenciones de convertir la saga en una franquicia, y es que las inversiones hay que amortizarlas.

‘Han Solo’, dirigida por el archiconocido Ron Howard, puede ser la película más atípica realizada hasta ahora dentro del universo Star Wars. La cinta nos da a conocer -audiovisualmente hablando, porque libros y cómics sobre ello se han escrito y muchos- los orígenes del aguerrido aventurero. Sus inicios como ladrón en el planeta Corellia, su breve paso por Ejército Imperial, sus primeros golpes como miembro de un grupo de contrabandistas y dos momentos cruciales de su vida: cuando conoce a su fiel amigo y compañero de fatigas, el entrañable wookie Chewaca, y, por supuesto, al gran amor de su vida, que no es una princesa, ni siquiera una mujer, es su nave, la más rápida de toda la Galaxia, la que hace el corredor de Kessel en 20 parsecs… el ‘Halcón Milenario’.

‘Han Solo’ es una película muy canalla y crepuscular: canalla, porque todos los personajes que nos encontramos siempre tratan de engañar o sacar algo del otro; crepuscular, porque en ella hay mucha influencia de aquel subgénero que proliferó a finales de los 60 y principios de los 70 dentro del género de películas del Oeste, el ‘Western Crepuscular’, popularizado por directores como Sergio Leone o Sam Peckinpah, cintas donde héroes éticos y bondadosos como Gary Cooper o John Wayne ya quedaban lejos dando paso a un nuevo tipo de personaje, el antihéroe, un personaje antimaniqueísta donde la urgencia del momento y sobrevivir pesa más que cualquier otro valor en su vida. Y de esto encontramos mucho en ‘Han Solo’, donde el bueno también es malo.

Protagoniza el film un no muy conocido Alden Ehrenreich en el papel del joven Solo, un joven guaperas de Hollywood que se ha adaptado dignamente a los gestos cínicos y socarrones del capitán del Halcón Milenario. Le acompaña Donald Glover como otro popular personaje secundario de la saga, el ahora joven Lando Calrisian que en su día vimos en ‘El Imperio contraaca’ y ‘El retorno del Jedi’ intepretado por Billy Dee Williams. Emilia Clarke, la popular Kalhessi de ‘Juego de Tronos’ es Kira, en principio la lógica protagonista femenina de la película… en principio. Del mismo modo que en el reciente ‘Episodio VIII’ se otorgaba un papel secundario importante a Laura Dern, en esta ocasión es Woody Harrelson quien acapara la cuota reservada para un actor de reconocido prestigio, un personaje muy en la onda de lo que suele trabajar Harrelson, el contrabandista Tobias Beckett, quien hará las veces de mentor de Han Solo a la hora de meterse en líos de todo tipo. el rubio Paul Bettany, al que hace poco veíamos en ‘Vengadores: Infinity War’ como ‘Visión’, es en esta ocasión el «villano» de la cinta… por describirlo de algún modo sin destripar nada.

Lo dicho, la película más atípica de la franquicia Star Wars hasta ahora, y es que la presencia del Imperio Galáctico es muy justa y testimonial, y los Jedi y la Fuerza… ¿La Fuerza, qué es eso? En ningún momento de la película escuchamos nada al respecto. Eso sí, pese a un final conclusivo, la trama queda abierta perfectamente para continuarla, a ver los chicos de Disney qué hacen. Un último apunte. Un suspenso para los responsables de Cinesur Bahía de Cádiz en lo que al tema púramente técnico se refiere por exhibir una copia de la película muy oscura, donde había veces en las que era complicado identificar a los personajes y qué hacían. Intenten arreglarlo por favor. Y ahora, les toca a ustedes verla para que puedan opinar.