Los test rápidos comprados por Pedro Sánchez no funcionan bien

La sensibilidad de los test son del 30%, cuando deberían llegar al 80%

La realización de test de diagnóstico de coronavirus es uno de los pilares fundamentales para controlar el número de contagiados y empezar a invertir la curva de la enfermedad. Los conocidos como test rápidos han sido desde el comienzo del estado de alarma un caballo de batalla del Gobierno Central.

El propio ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunciaba este mismo miércoles la compra de 5’5 millones de estos test rápidos a China, cuyo suministro se hará de forma escalonada, semanalmente.

Sin embargo, varios laboratorios de microbiología de grandes hospitales de análisis, coinciden en que los kits de test rápidos llegados recientemente de China no funcionan bien. Así lo han asegurado diversas fuentes a El País.

«No detectan los casos positivos como era de esperar», señala una de las fuentes a el citado medio. Y es que al parecer, la sensibilidad de los test llegados de China, recientemente adquiridos por el Gobierno de Pedro Sánchez, es del 30%, cuando debería llegar al 80%.

Uno de los microbiólogos que ha utilizado estos test ha manifestado que «con este tipo de sensibilidad no tiene sentido realizar la prueba», ya que un negativo podría ser un falso negativo.

Los test rápidos deben servir para agilizar la velocidad de diagnóstico en pacientes, sin embargo, con los últimos test adquiridos, expertos aseguran que habría que seguir utilizando la técnica de PCR, la cual se utiliza habitualmente en los hospitales.

Desde el Instituto de Salud Carlos III aseguran que se trata de una partida defectuosa localizada en Madrid y que ya se ha dado orden para que sea retirada. No obstante, el gobierno deberá cerciorarse de la efectividad de los próximos test rápidos a adquirir.

Y es que desde el SEIMC aseguran que «un diagnóstico rápido de dichos casos a nivel hospitalario es relevante para identificar, aislar y tratar rápidamente” a los pacientes y para facilitar “la descongestión de las urgencias. Para ello necesitamos pruebas rápidas con una elevada sensibilidad».

Técnica PCR

En la técnica PCR se aplica desde hace años para diagnosticar enfermedades infecciosas y puede detectar un fragmento del material genético del virus. Se trata de localizar y amplifica un fragmento del ARN del virus, tiene alta especificidad y sensibilidad y permite detectar la infección incluso en sus primeras fases, pero requiere de personal cualificado y el resultado no se obtiene hasta horas después de efectuar la prueba. Esta es la prueba que se ha utilizado desde los primeros días de la epidemia por coronavirus porque los tests rápidos no han estado disponibles desde el principio.

Test rápidos

Los test rápidos detectan anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre o proteínas del virus presentes en las muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo. Sus principales ventajas son que se pueden realizar en el domicilio del enfermo y que sus resultados se obtienen en 15 minutos.

«Guerra» por el material sanitario

Este mismo jueves 26 de marzo, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado que España está «en una guerra» para hacerse con el material sanitario frente al resto de países, entre los que ha aflorado una «competición inédita».

En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Montero ha explicado que todas las administraciones están trabajando «de forma incansable» por hacerse con un material escasos. «Estamos todos los países luchando por el material de China», ha señalado.